Fútbol

En el Atlético, el problema lo tiene Grizzy

Con el rendimiento actual de Lemar y Correa, más vale que Antoine suba sus prestaciones si quiere tener la misma relevancia que tenía en el juego rojiblanco antes de marchar al Barça

Antoine Griezmann, en su reestreno con el Atlético
Antoine Griezmann, en su reestreno con el AtléticoJoan MonfortAP

Un intento de encajar las piezas por parte de Simeone estuvo cerca de hundir de golpe las ilusiones generadas en la afición rojiblanca con la plantilla conformada previamente al parón de selecciones. El entrenador argentino dispuso un once inicial con Llorente y Koke en el medio. Siempre se vieron superados por un Espanyol muy en su sitio en el primer tiempo. La titularidad de Griezmann después de jugar tres partidos con Francia, acompañando a un Correa recién llegado de Argentina apenas 30 horas antes y un Luis Suárez que va a tardar bastante en encontrar un óptimo estado de forma porque los años pesan para todos, dejaba al equipo al descanso por detrás en el marcador merecidamente.

Era tan evidente, que el técnico argentino hizo algo extrañamente excepcional, un triple cambio al descanso que cambió radicalmente la cara del equipo. Kondogbia para sostener el medio, Lemar para mandar y Lodi para tener profundidad en banda. El equipo estuvo más cerca de lo que se espera de él. La suplencia del francés fue quizá el mayor error del Cholo y es que el problema para ser titular hoy en día en este Atleti lo tiene el ahora 8 rojiblanco. Con el rendimiento actual de Lemar y Correa (el de antes del parón, claro), más vale que Antoine suba sus prestaciones si quiere tener la misma relevancia que tenía en el juego del equipo antes de abandonar el club rumbo a dos años de infelicidad.