El campeón vuelve sin Xavi y Pedro

El Barça, debilitado por las bajas, comienza el curso en San Mamés ante su verdugo

No es que el papel de Xavi, el gran capitán, y el de Pedro, el canterano al que un día Guardiola le dio la vida futbolística, fuera preponderante en el Barcelona del curso pasado. No eran titulares para Luis Enrique, pero tampoco, actores secundarios. Su rol era muy importante, su aportación siempre resultó efectiva y contribuyeron al triplete del equipo azulgrana. A Pedro, incluso, le ha dado tiempo a marcar el gol con el que el Barça se proclamó campeón europeo ante el Sevilla. Sin ellos, el equipo se debilita porque el curso que hoy comienza para los azulgrana en San Mamés no ha admitido nuevos alumnos en la clase de Luis Enrique por culpa de la FIFA, por lo que Arda y Aleix Vidal no podrán incorporarse a las clases hasta enero.

Y para esta primera lección en San Mamés, ante un Athletic que se comió al Barcelona hace diez días en La Catedral, Luis Enrique no tiene a todos los alumnos disponibles. Matthieu acumula un partido de suspensión de la temporada pasada; a Piqué le han castigado con cuatro encuentros por tener la lengua larga y acordarse de la madre del auxiliar el pasado lunes. Además, Adriano está con molestias; Douglas es baja de larga duración, y Jordi Alba llega a tiempo, pero no está en condiciones de jugar todo el partido como recalcó ayer su técnico.

Con Neymar de baja, el partido frente a los leones de Valverde, que quizá acusen el cansancio de su viaje europeo, se presenta como un test complicado para ser el primero de la temporada. La defensa será nueva y en ella Bartra y Mascherano apuntan a centrales. Adriano y Jordi Alba deben ser los laterales de salida, aunque Vermaelen tendrá que esperar. Y para sustituir a Pedro, que mañana dará explicaciones sobre su marcha en una conferencia de prensa, el señalado es Rafinha, que ya jugó ante el Athletic en esa posición.

El Barcelona de hoy en San Mamés no será el mejor, pero seguro que es distinto al de la Supercopa como explicó Valverde. Cree el técnico extremeño que el Barça «llegará un poco enfadado» y que por esa razón será «más temible». No es que el entrenador del Athletic se quiera poner la venda, pero sabe que tendrán que poner los cinco sentidos si quieren sacar algo positivo. «La sensación es que tenemos otra dura prueba y que empezamos la Liga contra el campeón y el favorito para ganar el campeonato. Es un partido dificilísimo, pero vamos a intentar sacarlo adelante», afirma Valverde.

«Con el Barça, por mucho que quieras hacer una cosa, estás abocado a hacer lo que ellos te dejan. Creo que ellos esperan una presión alta y eso el año pasado nos costó caro», subrayó el técnico recordando el 2-5 del pasado mes de febrero.

Valverde cree que el Athletic no puede empezar mal el campeonato. Ya tiene la experiencia del año pasado. «La primera piedra es hoy y son tres puntos importantísimos, como todos. No podemos tratarles de tú a tú porque si les tratamos como si fueran igual que nosotros y buscamos un partido abierto su capacidad de pegada no tiene nada que ver con la nuestra», dijo.