Laporta se niega a declarar en castellano ante el juez

Joan Laporta, en una imagen de archivo de otro juicio
Joan Laporta, en una imagen de archivo de otro juicio

Así se lo habían pedido, por deferencia al abogado de la parte demandante, que es gallego y no domina el catalán, y ante la ausencia de intérprete, lo que al ex presidente le molestó sobremanera.

Joan Laporta, ex presidente del Barcelona, se negó a declarar en castellano ante el juzgado de primera instancia número 25 de la capital catalana, pese a que así se lo pidió el juez, por deferencia a Mario Conde – el abogado de la parte demandante, la empresa MCM, que reclama cien millones al club– y que es de origen gallego. En el juzgado también prestó declaración Sandro Rosell, otro ex presidente azulgrana, que mantuvo un criterio distinto al de Laporta, su ex amigo que se negó a estrecharle la mano. «Después de estar aquí esperando desde las nueve de la mañana, creo que tengo todo el derecho a declarar en catalán, que es mi propia lengua y la de mi país», espetó Laporta, citado como testigo en el litigio que mantienen el club azulgrana y la empresa MCM por la explotación publicitaria de la fachada de La Masía.

El titular del juzgado de primera instancia numero 25, Antonio Morales, recriminó a Laporta su actitud y le ofreció la posibilidad de regresar hoy o el jueves para testificar con un intérprete. «Ya le digo que el jueves estoy de viaje», contestó Laporta, quien volvió a expresar su indignación. «Me parece una falta de respeto para los declarantes que no haya un intérprete de catalán aquí y ahora», comentó soliviantado.

El propio Mario Conde medió en el conflicto entre el juez y el concejal del ayuntamiento de Barcelona. «Señoría, yo aceptaría la traducción que me hiciera a mi otro letrado», intervinó el ex presidente de Banesto. «Usted me entenderá, porque es un hombre inteligente y hablaré muy poco a poco», respondió Joan Laporta al abogado de MCM, quien le replicó con cierta sorna: «Usted también es inteligente y no entiende el gallego».

Laporta finalmente declaró en catalán, aunque fue apercibido en un par de ocasiones más por el juez, por «no mantener el debido respeto a este tribunal», al no contestar de forma precisa a lo que se le preguntaba. El ex presidente de la entidad azulgrana defendió el acuerdo firmado en junio de 2010 con MCM. «Un contrato muy novedoso de explotación publicitaria y muy interesante para los intereses del Barça», destacó.

Sin embargo, la actual junta presidida por Josep Maria Bartomeu y MCM no se pusieron de acuerdo para desarrollar el proyecto, motivo por el que la empresa demandó al club catalán, al que le reclama una indemnización de 100 millones de euros por incumplimiento de contrato.

«Firmé el contrato porque el director general y el de marketing me dicen que es mejor el anterior, me explicaron más o menos las bases y me pareció bien», declaró Sandro Rosell, presidente en 2010. Negó que se haya incumplido el contrato porque «sigue vigente» y considera «absurda» la cantidad, 100 millones, que reclaman a la entidad azulgrana.