Umtiti, de cabeza a la final

La de Rusia 2018 será la tercera final de un Mundial para el combinado galo, que ganó la de 1998 pero perdió la de Alemania 2006 contra Italia.

Los jugadores franceses celebran el gol de Umtiti ante Bélgica y que les ha dado el pase a la final.
Los jugadores franceses celebran el gol de Umtiti ante Bélgica y que les ha dado el pase a la final.

La de Rusia 2018 será la tercera final de un Mundial para el combinado galo, que ganó la de 1998 pero perdió la de Alemania 2006 contra Italia.

La cabeza de Umtiti resolvió el partido y Francia cantó victoria ante Bélgica. Una acción de estrategia, un pequeño detalle que desequilibró un duelo intenso, en el que primó la igualdad, pese a que la iniciativa y el balón fueron belgas. Los franceses vuelven a una final doce años después. Y, por lo visto ayer, son los principales favoritos para ganar el Mundial.

Los dos jugaron, de salida, con el freno de mano echado, pero tanto Bélgica como Francia ofrecieron cosas buenas. Mejores los belgas tras un buen arranque francés porque Hazard trata mejor el balón que cualquiera de sus oponentes. Pavard no pudo atarle corto cuando se fue a la izquierda y precisó de la ayuda de Pogba. De sus botas salieron las acciones de más peligro en una primera parte en la que Lloris y Courtois demostraron su categoría ante disparos de Alderweireld y Pavard, respectivamente.

Tardó en aparecer Griezmann, al que Dembélé y Fellaini no perdían de vista, y Mbappé lució sólo en el tramo final de este periodo. Intermitente en su juego, lo mismo que De Bruyne más apagado que otros días. Y es que se trataba de no fallar, de no permitirse ningún error, de presionar y de cerrar todos los espacios para que no llegara la ocasión. Roberto Martínez y Deschamps lo tenían muy claro en el banquillo. Y aunque a los puntos el primer acto fue más rojo que «bleu» las persianas del gol estuvieron bajadas por culpa de los planteamientos. No hubo espacio para la imaginación y tampoco en las jugadas de estrategia Griezmann encontró un resquicio para brillar.

Segundo acto. Cabezazo de Lukaku como aviso de que Bélgica no pierde la esperanza, de que va a mantener su guión, aunque el congoleño ha intervenido poco. La respuesta francesa la da Giroud, que se revuelve ante Kompany, y el balón se va al córner. Saca Griezmann y Umtiti vuela por encima de todos, especialmente de su vigilante Fellaini, para marcar, para que Francia comience a pensar en la gloria. Queda mucho partido y los belgas se ponen, otra vez, los deberes de la remontada como el día de Japón.

No es lo mismo. Francia es una roca, pesada, poco vistosa, que se atrinchera delante de Lloris, excelente todo el partido, y que lanza dentelladas al contragolpe en cuanto ve un hueco para las correrías de Mbappé, las llegadas del trabajador Giroud o las apariciones de Griezmann. Los demás guardan la viña. Vigilan a Hazard, al oscuro De Bruyne y al pesado de Lukaku. Le cuesta a Bélgica franquear el muro. Lo intenta Roberto Martínez con sus movimientos tácticos, con el cambio posicional de jugadores, pero le cuesta jugar por fuera. Remates desde lejos para que Lloris ponga los puños. Es el quiero y no puedo de los «diablos rojos» que en el último tramo se lanzan, se desubican y permiten las llegadas francesas, que no se traducen en nada positivo porque Courtois mete dos manos de clase. Es la noche de los porteros, que han estado a un gran nivel en un partido muy táctico, muy intenso entre dos selecciones que están parejas en su juego. Quizá haya más calidad en Bélgica, pero el músculo francés se hizo fuerte y demostró que Deschamps ha construido un bloque en donde brilla más el conjunto que las individualidades. Y ayer le tocó a Umtiti ser el héroe, el que llevó a su equipo a la final.

- Ficha técnica:

1 - Francia: Lloris; Pavard, Umtiti, Varane, Lucas Hernández; Pogba, Kanté, Matuidi (Tolisso, min. 86); Mbappé, Giroud (Nzonzi, min. 85) y Griezmann.

Entrenador: Didier Deschamps.

0 - Bélgica: Courtois; Alderweireld, Kompany, Vertonghen; Chadli (Batshuayi, min. 91), Witsel, Dembele (Mertens, min 60), Hazard; Fellaini (Carrasco, min. 80), De Bruyne; y Lukaku.

Entrenador: Roberto Martínez.

Goles: 1-0, min. 51: Umtiti, de cabeza tras un saque de esquina.

Árbitro: Andrés Cunha (URU). Amonestó con tarjeta amarilla a Eden Hazard (min. 63), Toby Alderweireld (min. 71), Ngolo Kanté (min. 87), Kylian Mbappé (min. 92) y Jan Vertonghen (min. 93).

Incidencias: primera semifinal del Mundial de Rusia 2018 disputado en el Saint Petersburg Stadium ante 64.286 espectadores.