MENÚ
miércoles 17 julio 2019
04:07
Actualizado
Espacio patrocinado por
Image

Una leyenda de 25 años

Márquez se convierte en el piloto más joven en llegar a cinco títulos en MotoGP. “En Australia le pediré perdón a Doohan por haberlo alcanzado”, bromeaba

  • Una leyenda de 25 años

Tiempo de lectura 4 min.

21 de octubre de 2018. 11:58h

Comentada
José Manuel Martín.  21/10/2018

Todos los grandes nombres del motociclismo se rinden a lo que está haciendo un chico de Cervera. Hasta los más grandes tienen claro que Márquez va a pulverizar sus números si es que no lo ha hecho ya. A los 25 años acumula los mismos títulos de la categoría reina que un tal Mick Doohan, un dato que ya sirve para explicar lo que es Marc, que ha revolucionado MotoGP desde que llegó en 2013. Ganó el título como “rookie”, arrasó en su segundo curso y sólo al tercero se tomó un respiro. Fue la temporada de la polémica con Rossi y el triunfo de Lorenzo el último día en Valencia. Aquella experiencia le enseñó cosas que no había aprendido todavía, se hizo más fuerte mentalmente. Después han venido otras tres coronas consecutivas, cada una de una manera distinta, pero con algo en común: la superioridad de Márquez en todas las circunstancias. Arriesga mucho, sí, aunque también ha sabido ser regular en todas las circunstancias. Por eso este año ha acumulado mucha ventaja, siempre en el podio excepto en las dos carreras que no terminó, mientras sus rivales iban fallando de forma alternativa.

“Si soy sincero, después de Aragón me hice a la idea de que estaba cerca el título. La motivación era conseguirlo a la primera, porque soy así, he arriesgado cuando he atacado y he provocado el error de Dovi al tirar. Me da rabia que no está en el podio, pero era importante celebrar delante de los jefes, que están contentos”, reconocía el protagonista en las cámaras de Movistar. Confesaba que quería ganarlo hoy mismo, sin esperar nada más. Es su forma de ser y no puede evitarlo.

Se le salió el hombro durante la celebración

“Sabía que si llegaba con Dovi a la última vuelta él tenía las de ganar. Me encontraba cómodo marcando el ritmo y cuando he visto que él estaba fuera me ha costado concentrarme. He cruzado meta y lo he celebrado con el club de fans”, añadía contando una celebración que tuvo un imprevisto.” Se me ha salido el hombro, me lo han colocado rápido, y los bailoteos de esta noche no me los pierdo”.

Sólo se pone serio el 93 cuando echa la vista atrás y ve todo lo conseguido en tan poco tiempo. “Siete títulos se dice rápido, pero cuando escucho ese número me parecen muchos. Las ganas son las mismas del primer día. Esperemos que me queden muchos más. Hay que celebrar los momentos buenos porque los malos ya llegan solos”, reflexionaba al convertirse en el más joven en alcanzar los cinco campeonatos de MotoGP.

“Le diré a Doohan que lo siento por igualarlo”, bromeaba pensando en Australia, donde ya llegará como rotundo campeón después de haber dominado el año con mucha autoridad. Él ha fallado menos que los demás y entre el naufragio de Yamaha y los errores de Dovizioso al principio se ha quedado sin oposición. Ha sido rápido independientemente de si cada circuito era favorable a la Honda o no. Él vuela independientemente de la moto que le den, a la que se adapta sin rechistar. Corre más que sus monturas y más que sus rivales. Por eso ha alcanzado ese nivel siete que es el eslogan de la celebración de 2018.

7 títulos, 69 victorias, 115 podios, 78 poles y 60 vueltas rápidas le contemplan. Y esto no ha hecho nada más que comenzar.

Últimas noticias