Deportes

Nadal recibe un tratamiento en su pie lesionado y aparece en muletas

El tenista español no volverá a jugar hasta 2022

Rafa Nadal, en muletas tras someterse a un tratamiento en su pie / Instagram
Rafa Nadal, en muletas tras someterse a un tratamiento en su pie / Instagram FOTO: La Razón (Custom Credit)

Mientras Novak Djokovic va a pelear en la final del US Open contra Medvedev para conquistar su vigésimo primer Grand Slam y quedarse sólo en cabeza en cuanto a títulos de este nivel, Rafa Nadal dio un paso más en la recuperación de su pie izquierdo para intentar dar réplica al serbio en 2022 y que la histórica batalla que están teniendo tenga continuidad. El balear reapareció en Instagram mostrando una foto con muletas, el pie vendado y un mensaje esperanzador: “Hola a todos, llevo algo de tiempo sin comunicarme con vosotros a través de las redes. Deciros que estuve en Barcelona con mi equipo y el equipo médico, para recibir un tratamiento en el pie que me tendrá unos días de reposo y unas semanas fuera de pista. Ya de vuelta a casa y en proceso de recuperación. Gracias a todos por el apoyo!”.

Nadal no volverá a jugar hasta la próxima temporada, como ya anunció hace unas semanas, después de que se le reprodujeran los problemas crónicos que tiene en el pie izquierdo. Después de disputar Roland Garros, donde cayó ante Djokovic en una épica semifinal, renunció a Wimbledon y a los Juegos de Tokio para reposar, y reapareció Washington para comprobar que no estaba bien. Superó a Sock en su primer compromiso y perdió con el surafricano Lloyd Harris después. El dolor en su articulación le impedía competir al cien por cien. Se trata de una vieja dolencia llamada enfermedad de Muller-Weiss, una deformidad de uno de los huesos situados en el medio pie, por el tobillo, y que es esencial para la movilidad del mismo. Se la diagnosticaron en 2005 e incluso se llegó a temer que tuviera que dejar el tenis. Era justo el año en el que explotó definitivamente con la conquista de su primer Roland Garros. Pero unas plantillas “imposibles”, por la forma en la que tiene que meter el pie en la zapatilla, fueron la solución, le hacían cambiar los apoyos y le han permitido tener una carrera larga, convirtiéndose en uno de los tenistas y deportistas más importantes de la historia, con, entre otros muchos éxitos, 20 Grand Slams en su palmarés y siendo considerado el mejor jugador que se ha visto en superficies de tierra batida.

La reaparición de estas molestias de forma grave le han obligado a renunciar también al US Open, el último Grand Slam del año. De un tiempo a esta parte, la prioridad del zurdo es su salud, poder jugar en buenas condiciones para alargar su presencia en las pistas cuantos más años mejor. No quiere forzar y que las molestias empeoren. Es un especialista Rafa en volver tras lesiones largas (por sus rodillas, también maltrechas) y casi siempre suele hacerlo de forma espectacular, ganando torneos prácticamente al regresar. Con 35 años, busca repetirlo de nuevo y seguir dando guerra en 2022. Si el físico se lo permite no hay duda de que lo hará, porque su raqueta sigue echando humo y sus ganas de competir están intactas.