Iberia y Air Europa, denunciadas por no respetar la distancia entre pasajeros a bordo de sus aviones en el estado de alarma

La Guardia Civil ha denunciado a ambas aerolíneas tras las quejas de varios viajeros

Mantener la distancia se ha convertido en una de las máximas de las autoridades para frenar la propagación del coronavirus. Pero hay lugares donde resulta francamente complicado respetar el espacio entre personas. Uno de ellos es el avión, salvo que lleve muy pocos pasajeros. Aunque el tráfico aéreo en España se ha desplomado un 95% en las últimas semanas, en los pocos vuelos que todavía se operan se han dado situaciones que, según algunos de sus pasajeros, han contravenido esta medida de precaución elemental contra la pandemia. La Guardia Civil de Ibiza ha denunciado tanto a Iberia como a Air Europa por incumplir esta distancia de seguridad en dos vuelos que han aterrizado en la isla en los últimos días.

Según han confirmado a Efe fuentes oficiales, el primero de los casos se produjo la semana pasada en un vuelo de la compañía Iberia que llegó a Ibiza procedente de Madrid con más de 120 pasajeros. La segunda acta levantada por los agentes de la Guardia Civil del aeropuerto fue ayer miércoles a un vuelo de la compañía Air Europa, que unía la isla de Mallorca con Ibiza, y en el que viajaban más de 40 pasajeros. En ambos casos, la distancia de seguridad recomendada, de entre uno y dos metros, no habría estado garantizada. Ambas denuncias han sido trasladadas a Aviación Civil, dependiente del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, para su tramitación.

El sector aeronáutico estudia estos días las condiciones de su vuelta a la actividad una vez que la pandemia quede bajo control. Uno de los debates que hay encima de la mesa es la posibilidad de reducir el pasaje de los aviones un tercio dejando los asientos centrales libres para aumentar la distancia de seguridad. La mayor organización internacional de aerolíneas, IATA, ha asegurado estos días que es una de las medidas que se discuten con las autoridades. Ayer mismo, la comisaria de Transportes de la UE, Adina Valean, aseguró también que el mes que viene la Comisión Europea presentará un conjunto de normas para reabrir el espacio aéreo europeo con seguridad cuando finalice el confinamiento que incluirán medidas de distanciamiento tanto en aviones como en aeropuertos.

Hay compañías como easyJet o Wizzi Air que asumen que la vuelta a la actividad se producirá en estas condiciones. Una situación que podría conducir a un encarecimiento de los precios de los billetes, según ha advertido la propia IATA. Otras aerolíneas, sin embargo, se niegan en redondo a asumir esta política. La más beligerante al respecto es la irlandesa Ryanair. Su consejero delegado, Michael O’Leary, ya ha advertido de que se trata de una idea “loca” además e inefectiva. De hecho, ha asegurado que su compañía no volará si tiene que dejar asientos vacíos porque no le saldrían las cuentas. Fuentes del sector alineadas con las tesis de O’Leary consideran que es “absurdo” tratar de introducir una medida así en la aviación cuando hay otros medios de transporte como el metro en el que los viajeros van a menos distancia.