Los hoteleros negocian extender los ERTE seis meses para salvar los 260.000 empleos del sector

“Si no hay clientes, no ingresamos dinero, no tenemos trabajo y estaríamos obligados a cerrar y a despedir. Y no queremos eso”, defienden los empresarios del sector

Iniciada ya la fase 1 de la desescalada no todos los sectores han decidido volver a la actividad. El sector hotelero apenas abrirá establecimientos pesar de poder hacerlo hasta que la movilidad geográfica esté normalizada, algo que no se prevé hasta mediados del mes de junio. Por ello, los empresarios hoteleros negociarán con el Ministerio de Trabajo la posibilidad de extender los expedientes de regulación de empleo temporal (ERTE) hasta 2021 para conseguir unas condiciones laborales que permitan a los establecimientos turísticos retomar gradualmente su actividad y recuperar a sus plantillas en consonancia con las necesidades que tenga cada establecimiento. Si no fuera así, advierten de que los ERTE podrían convertirse en expedientes de regulación de empleo (ERE) y multiplicarse los despidos por la imposibilidad por parte de los empresarios de hacer frente a los costes laborales y a los sueldos de sus empleados. “Si no hay clientes, no ingresamos dinero, no hay trabajo y estaríamos obligados a cerrar. Y no queremos eso, por eso intentamos alargar los ERTE, para evitar esta situación”, explicaron a LA RAZÓN fuentes empresariales hoteleras.

El objetivo es garantizar el fortalecimiento de las empresas y proteger el empleo que éstas generan, cifrados en unos 260.000 empleos directos y decenas miles más indirectos, que representa casi el 14% del Producto Interior Bruto (PIB) de España. La Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (Cehat) suscribió en abril con las dos principales organizaciones sindicales, CCOO y UGT, un acuerdo -que es el que el Gobierno tiene ya en sus manos- en el que se recogían una serie de propuestas dirigidas a proteger el futuro del sector, entre ellas que se extienda la causa de fuerza mayor de los ERTE durante seis más, hasta final de año, para que se dé tiempo suficiente para que el turismo normalice lo más posible su situación.

Para el presidente de la Cehat, Jorge Marichal, “el valor de ese acuerdo con los sindicatos ha sido clave para que el Gobierno comprendiera la singularidad de este sector, cuya reapertura no tendrá lugar de forma automática al día siguiente de levantarse el estado de alarma, porque los clientes no estarán esperando en la puerta de los establecimientos para entrar”, ha asegurado. Recuerdan desde la patronal que los hoteles españoles dependen del turista internacional en más de un 80%, por lo que hasta que no se normalice y regule el tránsito internacional de pasajeros la reapertura de establecimientos alojativos será muy reducida. Los empresarios han solicitado al Gobierno negociar unas condiciones especiales para este sector en función de cómo vaya evolucionando esta crisis. De momento, la práctica totalidad de los establecimientos hoteleros permanecen cerrados porque no hay posibilidad de movilidad geográfica y, por tanto, de tener clientes. A esto hay que sumar que las restricciones y los protocolos sanitarios impuestos en esta primera fase -como la prohibición del uso de las zonas comunes- hace prácticamente imposible su actividad.

La mayoría de las cadenas hoteleras ya tienen sus protocolos de seguridad, salud e higiene para garantizar la protección de sus clientes, empleados y proveedores para afrontar la reapertura de sus hoteles, pero han confirmado que, de momento, permanecerán cerrados.