Coronavirus

El aeropuerto de Ciudad Real también caza aviones que no vuelan por el coronavirus

La instalación ya tiene aparcados quince aeronaves ante la falta de actividad. También ha revitalizado su actividad con un corredor sanitario con China

Varios aviones de Vueling aparcados en el aeropuerto de Ciudad Real
Varios aviones de Vueling aparcados en el aeropuerto de Ciudad RealLa Razón

El imagen de las campas del aeropuerto de Teruel repletas de aviones resume de forma gráfica la realidad que vive el sector aéreo. La instalación, el mayor centro de mantenimiento, almacenamiento de larga duración y reciclado de aeronaves de Europa, vive semanas de actividad frenética, con más aviones aparcados que nunca por el desplome del tráfico aéreo provocado por el coronavirus. Pero la Plataforma Aeronáutica de Teruel (PLATA) no es el único aeropuerto preparado para albergar durante largas temporadas aviones ociosos. El de Ciudad Real lleva también tiempo trabajando en el desarrollo de esta línea de negocio. Y aunque desde Ciudad Real International Airport (CRIA), la compañía gestora de la instalación, reconocen que es un mercado “complicado”, ahora han comenzado a recoger los frutos.

Por el momento, en Ciudad Real hay ya aparcados una quincena de aviones. Diez son de la compañía española de bajo coste Vueling y otros dos de Virgin Atlantic, según explican desde CRIA. A ellos se suman un A340, un Boeing 737 y otro A321, añaden. La cifra irá en aumento en las próximas semanas, pero desde el aeropuerto prefieren ser cautos con las previsiones y no generar falsas expectativas por la complejidad del negocio. No obstante, aseguran que se superarán los veinte en los próximos días. Ahora mismo, en Ciudad Real hay trabajando dos compañías que prestan servicios de mantenimiento a aeronaves estacionadas en tierra, Hispano Lusitania de Aviación (HLA), Jet Aircraft Services (JAS) y Kinetic. Las instalaciones están preparadas para albergar hasta 100 aviones aeronaves de tamaño medio-grande, según explican desde CRIA.

Corredor sanitario

El aeropuerto ha vivido en las últimas semanas un repunte de actividad por el coronavirus. Sus gestores pusieron en marcha un corredor aéreo sanitario que le une con el chino de Guangzhou que ha facilitado desde el pasado 18 de mayo la entrada en España más de 26 millones de mascarillas con destino 22.000 a farmacias comunitarias. “El corredor aéreo ha supuesto un revulsivo para la instalación. Están llegando aviones grandes de carga, muy diferentes a los 120 o 130 ejecutivos que llegaron durante la temporada de caza”, explican desde CRIA.

La carga y el mantenimiento son los ejes sobre los que el aeropuerto de Ciudad Real quiere asentar su crecimiento. Antes de la crisis del coronavirus, sus previsiones eran recibir un volumen inicial de entre 1.500 y 2.000 toneladas semanales. El despegue experimentado en los últimos años por la venta online, canal espoleado aún más por el coronavirus, ha impulsado la logística con mucha fuerza. Y esta circunstancia puede ser explotada por Ciudad Real. El aeropuerto está en una situación geográfica única, equidistante de Sevilla, Barcelona, Lisboa, Algeciras, Valencia y Bilbao. Además, cuenta con buenas comunicaciones.

La instalación asegura que está cerca de empezar a operar con cargueros de noche. Para hacerlo, la Agencia Española de Seguridad Aérea (AESA) debe certificar los sistemas de radioayuda en condiciones de baja visibilidad ILS (Instrument Landing System) y VOR (Radiofaro Omnidireccional de Muy Alta Frecuencia). El aeropuerto ya contaban con estos sistemas de su etapa anterior. Sin embargo, las autoridades deben recertificarlos para poder utilizarlos, explican.