Coronavirus

Más impuestos y nacionalizaciones, las recetas sindicales para la crisis

CC OO y UGT presentan sus propuestas de reconstrucción en las que descartan encarecer el despido y apuestan por crear un banco público

Rueda de prensa de Pepe Álvarez y Unai Sordo
Los secretarios generales de CC OO, Unai Sordo, y UGT, Pepe Álvarez (d) en la rueda de prensa para presentar la "propuesta sindical para la construcción de un nuevo país"FERNANDO VILLAREFE

Viejas recetas para una crisis que el mundo ya ha vivido en otras ocasiones. Los sindicatos de clase CC OO y UGT han dado un barniz de aparente modernidad a los mismos remedios de siempre y apuestan por una subida masiva de impuestos para financiar el ingente gasto social y el engorde del Estado, al que se sumarán las nacionalizaciones y la creación de un banco público. Así se desprende de un extenso documento “para la construcción de un nuevo país” en el que los sindicatos remarcan que “la inyección directa de recursos financieros a empresas por parte del Estado deberá ir acompañada con la entrada de este en el capital accionarial”. En otro capítulo, el dedicado a la equidad, los sindicatos apuestan por revertir la privatización de la gestión de servicios públicos.

En el capítulo fiscal, uno de los más extensos, UGT y CC OO exigen “recuperar de inmediato los 10.500 millones de recaudación perdidos con la reforma fiscal del PP de 2015-2016”. Pero además, reclaman una subida generalizada de impuestos ya que consideran insuficientes las nuevas figuras impositivas creadas por el Gobierno de coalición PSOE-Podemos. Y eso pese a que los sindicatos reconocen que la recuperación llegará por el aumento del consumo de los españoles.

En concreto, el documento contempla integrar la base del ahorro en la base general con los mismos tipos y tramos. crear nuevos tramos de renta por encima de los 60.000 euros, elevando sus tipos marginales, elevar el porcentaje de imputación de las viviendas a disposición de los propietarios distintas de la habitual, eliminar el método de estimación objetiva por módulos para la declaración del rendimiento de actividades económicas, eliminar deducciones, reducciones y exenciones regresivas, establecer un impuesto mínimo del 15% sobre el beneficio contable, eliminar la posibilidad de que tributen en Sociedades en lugar de en IRPF las empresas que no tengan más de 5 trabajadores y que no demuestren que tienen una actividad mercantil continuada, eliminar el beneficio de la doble imposición internacional de dividendos para filiales situadas fuera de la UE o establecer un suelo impositivo para todas la comunidades autónomas con el fin de evitar la competencia fiscal entre ellas. Además, proponen un tipo máximo marginal del 70% para las grandísimas fortunas, superiores a 1.000 millones de euros, para impedir la concentración de poder y promover con su recaudación la igualdad de oportunidades entre los jóvenes. Todo un aliciente para atraer a los grandes grupos e inversores a España e incentivar la actividad empresarial.

Tras este arsenal tributario, los sindicatos estiman estratégica la creación de un banco público “para asegurar e impulsar y sostenimiento de nuestro tejido empresarial”.

Respecto a la reforma laboral, el documento evita tocar el encarecimiento de los costes de despido y reclama recuperar la ultraactividad y la prevalencia del convenio sectorial sobre el convenio de empresa, los dos grandes caballos de batalla de ambos sindicatos.

Sobre vivienda, CC OO y UGT piden construir 150.000 viviendas en los próximos tres años para formar parte del parque público de viviendas en alquiler accesible no descalificable y permanente, establecer precios máximos y limitar su evolución al IPC en la Ley de Arrendamientos Urbanos, y movilizar las viviendas vacías existentes en las principales áreas urbanas elevando su tributación.