El Estado prepara su desembarco en aerolíneas y otras empresas estratégicas en apuros

Aprobará un fondo de 10.000 millones que facultaría a la SEPI a entrar en el accionariado de estas empresas de manera transitoria o a compra de deuda u otro instrumento convertible en capital

AEROPUERTO DE BARCELONA
Un pasajero se informa de las llegadas en la terminal 1 del aeropuerto Josep Tarradellas Barcelona El Prat, que está retomando paulatinamente su actividad tras reabrir la UE sus fronteras a 15 países.Alejandro GarcíaEFE

El Gobierno se prepara para rescatar a aquellas compañías estratégicas que, por la crisis de la Covid-19, atraviesen en estos momentos problemas de solvencia pero son viables. El Ministerio de Hacienda va a crear un nuevo fondo de 10.000 millones de euros, que se aprobará previsiblemente mañana en Consejo de Ministros, para ayudar a las empresas del sector industrial en apuros. La nueva herramienta se articulará a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), adscrita al Ministerio de Hacienda. Entre las opciones que baraja el Gobierno, y que se detallarán mañana, no se descarta la posibilidad de que la SEPI entre en el accionariado de alguna de estas empresas de manera transitoria y durante una duración determinada, la compra de deuda u otro instrumento convertible en capital. No obstante, el apoyo a la solvencia por estas vías se produciría como último recurso y a petición de las propias empresas, aunque desde el Ejecutivo precisan que no se tiene por qué entrar necesariamente en el capital de las empresas para asegurar su solvencia, según informa Ep.

El fondo parece un recurso diseñado casi “ad hoc” para rescatar a las aerolíneas. El sector atraviesa la peor crisis de su historia y ha reclamado públicamente ayudas. El presidente de Iberia, Luis Gallego, ha asegurado que, con lo que han recibido hasta ahora, es complicado que puedan hacer frente a otras compañías como Lufthansa o Air France-KLM, que han recibido apoyos públicos por valor de 9.000 y más de 10.000 millones de euros, respectivamente. Frente a ellos, Iberia y Vueling han suscrito sendos créditos avalados por el ICO por una cuantía total de 1.000 millones de euros.

Más apoyos

La otrora aerolínea de bandera española ha solicitado públicamente más ayudas para sortear la delicada situación a que les ha conducido el coronavirus. De hecho, ya ha anunciado que el resultado de esta crisis es que Iberia, como el resto de aerolíneas, saldrá de ella con un tamaño más reducido. La aerolínea ha empezado a dar pasos en esa dirección. Para empezar, ha retirado antes de tiempo del servicio catorce aviones A340-600 y ha acordado un nuevo calendario de entregas de los A350 y A320 que tiene pendientes recibir para adaptar el tamaño de su flota a la nueva realidad del mercado. Además, la compañía ha congelado la contratación de nuevos pilotos y, para ahorrar costes, ha comenzado a trasladar al aeropuerto de Ciudad Real parte de las aeronaves que no vuelan para ahorrar costes.

Desde el Ejecutivo han explicado que con el nuevo fondo se imitan los pasos dados por otras grandes potencias de la Unión Europea, como Alemania y Francia, que han aplicado fondos y ayudas estatales para ayudar a las empresas industriales en su solvencia. Ayer mismo, en Bruselas, José Luis Ábalos, ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y hombre confianza de Pedro Sánchez, ya deslizó que el Gobierno estaba trabajando para que el Estado pudiera “intentar garantizar y mantener estas compañías que caracterizamos de estratégicas” antes de confiar en no tener que llegar a un rescate.