ACS y Galp crearán una “joint venture” para gestionar su negocio fotovoltaico en España

La compañía española acordó en enero vender este negocio renovable a la lusa por 2.200 millones

Imágenes de recurso de la sede del Grupo ACS en Madrid
Sede de ACS en MadridEduardo Parra Europa Press

ACS y Galp han modificado el acuerdo suscrito el pasado mes de enero para la adquisición de los proyectos de fotovoltaica en España del grupo presidido por Florentino Pérez y han acordado finalmente la creación de una “joint-venture”, participada al 75,01% por la petrolera lusa y al 24,99% por la empresa española, para gestionar el desarrollo de estos activos. Según ha informado el grupo luso, el acuerdo de compraventa se ha modificado para “establecer nuevos términos y condiciones para la transacción”, que incluye la creación de esta nueva empresa, que contará con una estructura de gobierno “controlada conjuntamente” bajo el acuerdo de accionistas que ambas firmas suscribirán al cierre de la operación.

Galp ha indicado que pagará un total de entre 300-350 millones de euros al cierre de la adquisición de la participación y los costes de los desarrollos anteriores. Asimismo, todos los costes adicionales de desarrollo y construcción relacionados con la cartera serán asumidos por la nueva empresa conjunta participada por Galp y ACS.

El acuerdo mantiene que el desarrollo y la construcción de la cartera lo realizará Cobra, filial de ACS, y se prevé que la operación, una vez recibida las aprobaciones de los organismos de competencia necesarios, se cierre antes de finales de este año.

El pasado mes de enero, ACS acordó la venta a Galp Energía de todas sus plantas y proyectos fotovoltaicos en España, que sumaban una potencia de 2.930 megavatios (MW), en una operación con un valor de empresa de 2.200 millones de euros relacionado con la adquisición, desarrollo y construcción de toda la cartera. El grupo que preside Florentino Pérez indicó que obtendría una plusvalía de 330 millones con esta transacción, ganancia que se incluirá en las cuentas de 2019. En virtud de ese acuerdo, ACS traspasaba a Galp todas las plantas fotovoltaicas que ya tenía en servicio en España y las que se vayan construyendo y poniendo en explotación en los próximos cuatro años (entre 2020 y 2023), aunque finalmente todo se integrará en esa nueva “joint-venture”.