El “pequeño” error de Pedro Sánchez de 600.000 millones de euros

El presidente del Gobierno confunde la magnitud del PIB español (1,24 billones de euros) y lo reduce al de Rumanía (223.000 millones)

Es un clásico entre la clase política española liarse con las cifras. En este error han caído uno tras otro, sin excepción, todos los dirigentes políticos. Incluso algún economista avezado, como Jordi Sevilla, cayó en la equivocación de prometer al flamante inquilino de La Moncloa en 2004 José Luis Rodríguez Zapatero enseñarle economía en tres lecciones, de tres ratos.

Ayer le tocó el turno al actual jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez. Pasadas las nueve y media de la noche, durante una entrevista en Telecinco, Pedro Piqueras le cuestionó sobre la importancia de los 140.000 millones de euros que nuestro país recibirá de Bruselas para esquivar el tsunami que amenaza con arrasar la economía española. Con gesto relajado, Sánchez destacó la importancia de la cifra calificándola de magnitud “inédita” . “Para que se hagan una idea los que nos están viendo representa el 60% del PIB” español en 2019. De un plumazo y sin pestañear, el presidente colocó a la economía española al nivel de la de Rumanía.

El Producto Interior Bruto español superó los 1,24 billones de euros en el ejercicio pasado. Por tanto, la inyección de capital que recibirá España a partir de la primavera próxima de Bruselas, la mitad en subvenciones a fondo perdido y la mitad en préstamos, representa el 11% del PIB español, cifra similar a la que el propio Ejecutivo de Sánchez prevé registre el déficit público en 2020, como consecuencia del parón sufrido por la economía española por el confinamiento de la población desde el pasado 14 de marzo para frenar el imparable avance, en ese momento, del coronavirus.

Por tanto, con los cálculos del presidente en la mano, el PIB español se elevaría a 233.333 millones de euros, es decir, la economía española sería similar a la de Rumanía, cuyo PIB se situó el año pasado en 223.000 millones de euros.

El desliz del jefe del Ejecutivo probablemente se deba a que el fondo europeo para la reconstrucción postcovid-19 se eleva a 750.000 millones de euros, cuantía que sí representa el 60% del PIB español. De esa partida, España comenzará a percibir los 140.000 millones de euros conseguidos en el histórico acuerdo de hace unos días a partir de la primavera de 2021.

Previamente, en otoño próximo deberá rendir cuentas a Bruselas con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado del año que viene, después de prorrogar las cuentas en dos ocasiones. Esos Presupuestos deberán ir acompañados de un plan de reformas estructurales para el período 2021-2023. Si las cuentas de 2021 y el plan de reformas convencen, Bruselas dará vía libre a esta inyección de capital.

Sánchez destacó durante la entrevista que los objetivos de esta partida están marcados: “recuperar el crecimiento económico y crear empleo, y hacerlo sobre bases sostenibles. Estamos hablando de un gran plan Marshall. Probablemente la gente se pierde un poco en las cifras, porque son cifras enormes”, puntualizó el jefe del Ejecutivo. La cuantía es tan enorme que, efectivamente, es fácil despistarse.