Las pernoctaciones hoteleras cayeron un 64,3% en agosto

El viajero nacional fue el sostén de la industria en agosto, lo que permitió aumentar el número de establecimientos abiertos respecto a julio

En plena temporada alta turística, los efectos de la pandemia del coronavirus se dejaron sentir, y mucho, en los alojamientos. En concreto, las pernoctaciones hoteleras se desplomaron un 64,3% durante el mes de agosto en comparación con el mismo mes del año anterior, hasta sumar 16,8 millones de estancias, según ha confirmado esta mañana el Instituto Nacional de Estadística, INE, a través del informe de Coyuntura Turística Hotelera.

Esta caída se suma al resbalón de los cinco meses anteriores, convirtiendo a 2020 en un año nefasto para la industria turística como consecuencia de la crisis sanitaria: . Sin embargo, lo cierto es que las pernoctaciones hoteleras moderan su caída en agosto ya que logran contenerse en un descenso del 64,3%, tras las bajadas del 66,5% de marzo, del 100% en abril, del 99,2% en mayo, del 95,1% en junio y del estrepitoso 73,4% en julio. De hecho, durante el mes de agosto el empuje del turismo nacional permitió incrementar el número de establecimientos abiertos respecto a julio, pasando de 12.068 a 13.008, aunque todavía es un 23,2% menos que en agosto de 2019.

A pesar de los nuevos brotes que salpicaron la geografía nacional durante el verano, los establecimientos hoteleros recibieron en agosto a 5,8 millones de viajeros, que realizaron 16,8 millones de pernoctaciones, principalmente en establecimientos de cuatro estrellas. Estas cifras suponen un 45,2% y 35,7%, respectivamente, de los totales estimados hace un año.

El empuje del viajero nacional

Con los viajeros de largo radio todavía fuera de juego y la continua suma de países europeos que no recomendaron viajar a nuestro país en verano, los viajeros nacionales se han convertido en agosto en el principal sostén de la actividad hotelera, con un total de 4,6 millones de visitantes, frente a 1,2 millones de no residentes. Y este dato también se refleja en las pernoctaciones, ya que 12,0 millones de estancias fueron entre huéspedes residentes, frente a 4,7 millones de los extranjeros.

Las circunstancias económicas y el miedo a posibles rebrotes también se ha dejado sentir en la estancia media, que este mes de agosto se ha reducido un 21,1% respecto a hace un año, situándose en 2,9 pernoctaciones por viajero.

Más naturaleza y aire libre

Según los datos aportados por el INE, la mayoría de viajeros nacionales ha optado en agosto por destinos de naturaleza frente a la costa más tradicional en estas fechas. En este sentido, Cantabria (70,6%) y Principado de Asturias (68,2%) son las comunidades autónomas con mayor grado de ocupación hotelera durante el mes de agosto, hasta el punto de que los establecimientos de Colunga y Ribadesella (Principado de Asturias), Suances (Cantabria) y Broto (Huesca) son los puntos turísticos que registran ocupaciones más altas, por encima del 80%.

De esta manera, a pesar de que el mes de agosto ha supuesto un pequeño respiro después de un julio demoledor, las cuentas siguen sin salir para el sector turístico. En concreto, en el periodo agregado de julio y agosto, las pernoctaciones descienden un 68,6% respecto al mismo bimestre de 2019, registrando una estrepitosa caída entre los viajeros internacionales, cuyas pernoctaciones se desploman hasta un 84,5%. Así, durante los ocho primeros meses de 2020 se han producido 72,4 millones de pernoctaciones, un 69,8% menos que en el mismo período de 2019.