Ultimátum de la UE a Polonia y Hungría: o desbloquean ya el fondo de rescate o se lanza sin ellos

Los gobiernos europeos activarán sin estos países las ayudas si en 24 horas no dan “señales claras” de su voluntad de levantar su veto

Negociaciones acerca del Brexit en Bruselas
Tres banderas de la Unión Europea ondean frente al edificio Berlaymont, sede de la Comisión Europea en Bruselas (Bélgica)JULIEN WARNANDEFE

La soledad puede ser el más cruel de los castigos.  El resto de los países europeos están dispuestos a acorralar a Polonia y Hungría para que levanten su veto a la puesta en marcha del fondo de reconstrucción europeo del que España recibirá 140.000 millones de euros para hacer frente a los estragos ocasionados por el coronavirus. Por eso, según explican fuentes comunitarias, los dos países tienen entre hoy y mañana para dar un paso atrás. En caso de no hacerlo y de no enviar “señales claras”, el resto de las cancillerías y el Ejecutivo comunitario han ideado un enjuague legal para que este mecanismo europeo pueda ponerse en marcha sin incluir a los rebeldes.

Dese hace semanas se viene trabajando en diferentes opciones. Aunque algunas capitales eran reticentes  a esta posibilidad, el “no” contumaz de Varsovia y Budapest  ha hecho que esta estrategia haya ganado enteros en los últimos días. Fuentes diplomáticas barajan convertir el acuerdo en un tratado intergubernamental a imagen y semejanza del MEDE, el fondo de rescate utilizado para auxiliar a los países en apuros durante la crisis de deuda. También  se podría utilizar el procedimiento de “cooperación reforzada” permitido en los tratados cuándo no es posible avanzar de manera unánime y siempre y cuándo haya un mínimo de nueve Estados miembros dispuestos a seguir adelante. Además, se estudia el proceso para que Comisión Europea salga a los mercados a captar los fondos necesarios, gracias a las garantías adicionales otorgadas por los Veinticinco estados miembros restantes. En este último caso, se seguiría el mismo método empleado que para el instrumento bautizado como SURE que está sufragando los ERTE de los países europeos más castigados por la pandemia. 

Reparto de fondos

Uno de los grandes interrogantes es qué pasará con la porción del pastel que corresponde a estos dos países dentro del fondo de reconstrucción. Fuentes diplomáticas también señalan que estos apaños jurídicos podrían ser una solución transitoria antes de que Polonia y Hungría vuelvan al redil. Los dos países han bloqueado el fondo de rescate por su oposición a vincular el desembolso de los fondos con el cumplimiento con el Estado de Derecho. Tanto Polonia como Budapest han sido expedientadas por Bruselas por su deriva autoritaria en ámbitos como la independencia judicial o la libertad de prensa. La Comisión Europea y la Presidencia alemana están dispuestos a ofrecer una declaración interpretativa que deje claro que este mecanismo se utilizará de manera proporcionada, pero se oponen de manera frontal a realizar cambios de envergadura en el texto. Los dos países pretenden ser tan sólo sancionados cuándo el dinero comunitario se utilice de manera fraudulenta y aseguran que este mecanismo es una artimaña de Bruselas para favorecer sus políticas en otros ámbitos, por ejemplo, las cuotas obligatorias de refugiados.

Si este ultimátum tiene éxito, los países europeos podrían llegar a la cumbre que se va a celebrar este jueves y viernes en la capital comunitaria con una relativa tranquilidad. Ante la incertidumbre ocasionada por las negociaciones del Brexit, las cancillerías europeas necesitan, por todos los medios, una imagen de unidad frente a Londres que no quede deslucida por las tensiones internas y la bronca con los socios más díscolos.