Ouigo dice que “el problema del AVE es el precio” y que sus billetes a 9 euros han llegado para quedarse

La consejera delegada de la operadora ferroviaria gala, Hélène Valenzuela, asegura que la gente quiere viajar en alta velocidad y que su modelo de bajo coste popularizará el servicio

Hélène Valenzuela, consejera delegada de Ouigo
Hélène Valenzuela, consejera delegada de OuigoServicio Ilustrado (Automático) OUIGO

Hélène Valenzuela (1969, Boulogne-sur-Mer, Francia) es la mujer a los mandos de los trenes de la SNCF en España. Desde marzo de 2019, ocupa el cargo de consejera delegada de Ouigo España, la filial de bajo coste con la que el operador público francés desembarcará el año que viene en la alta velocidad nacional tras la liberalización del sector. La compañía lo tiene todo ya a punto para empezar a operar en el corredor Madrid-Barcelona. Esta misma semana, ha comenzado a vender por 9 euros los billetes para viajar a partir de mayo, después del estado de alarma. Y, según Valenzuela, con notable éxito. “El primer día, vendimos una media de 1.000 billetes cada hora” a pesar de la incertidumbre que existe todavía para viajar por el coronavirus, explica en una conversación con LA RAZÓN.

¿Qué demuestra esta fulgurante comercialización? Según Valenzuela, dos cosas: que había una “demanda de viajeros de alta velocidad no atendida” y que el problema fundamental para subir a estos pasajeros a los trenes era que los billetes de AVE que se venden ahora en España son demasiado caros. Cuando, según Valenzuela, a grupos como a las familias se les ofrece la posibilidad de viajar a precios asequibles, se suben al tren. “Nosotros creemos profundamente que es necesario popularizar la alta velocidad”, explica la directiva de Ouigo. Y la vía para lograrlo, añade, es ofrecer precios bajos. Y los suyos, han llegado para quedarse. “Nuestro ADN en Ouigo son billetes a partir de 9 euros para adultos y tarifa plana de 5 euros para niños”, explica Valenzuela, que repite una vez más que, de media, sus billetes serán un 50% más baratos que los del AVE que comercializa en estos momentos Renfe.

Modelo y cánones

Si Ouigo opera con una política de precios tan agresiva es porque, según su responsable en España, su modelo funciona porque está largamente testado. “Nuestro modelo es propio, se lanzó hace siete años en Francia y funciona. Confiamos en el éxito de un sistema que se basa en producir sin sobrecostes y repercutirlo en precios bajos para los clientes que compensamos con volumen”, asegura. No obstante, para poder ofrecer billetes asequibles, especialmente en un momento tan complicado como el actual, la directiva también reclama la colaboración del administrador de las infraestructuras ferroviarias, Adif. Valenzuela teme que la crisis de la Covid-19 “siga en 2022, por lo que necesitamos que, para entonces, se mantengan las bajadas de cánones” que Adif cobra a las operadoras por usar sus infraestructuras.

Valenzuela no cree que puedan operar el corredor a Levante antes de verano

Aunque los billetes que ha vendido hasta ahora son para viajar a partir de mayo, Valenzuela no descarta comenzar a operar antes. Inicialmente, Ouigo tenía previsto haber lanzado sus operaciones el día 14 de este mes, pero con el coronavirus retrasó la fecha hasta el 15 de marzo. Esa fecha, asegura Valenzuela, no ha sido todavía descartada. La directiva asegura que están trabajando estrechamente con Adif y la Agencia Española de Seguridad Ferroviaria y que tomarán una decisión no sólo cuando cuenten con todas las homologaciones pertinentes sino también en función de la evolución de la pandemia. “Hay que ver las condiciones de movilidad que haya entonces, las restricciones en Cataluña, Aragón y la Comunidad de Madrid. En cuanto veamos que son razonables, pondremos los trenes a la venta”, asegura Valenzuela.

Los que tendrán que esperar todavía una temporada son los corredores sur y levante, en los que Ouigo también operará. En el eje que va hacia Valencia, la compañía está haciendo los test en línea con el tren, para homologarlo al trayecto. No obstante, Valenzuela no cree que vayan a poder ofrecer viajes antes de verano. Más lejana queda todavía la opción de viajar a Andalucía. Ouigo está equipando sus trenes con el sistema de seguridad LZB que hay en este corredor, lo que le llevará un tiempo. Aunque Adif ya ha puesto en marcha la sustitución de este dispositivo por el más moderno ERTMS que se usa en el resto de la red, Valenzuela asegura que hay “mucha demanda no atendida” para viajar a Andalucía y que no quieren esperar años antes de poder operar en esta línea, por lo que han optado por instalar en sus trenes el LZB.

Ni un foco de contagio en los trenes

La pregunta que muchos se hacen ahora a la hora de viajar en un medio de transporte como el avión o el tren es si estarán seguros en su interior. Y la respuesta directa y contundente de Valenzuela es que sí. Durante el pasado verano, “en Francia no se registró ningún foco de epidemia en los trenes de alta velocidad a pesar de que circularon muchos”, asegura. Si la gente no viaja más en AVE es, según asegura, por los precios y no por la seguridad. “Los trenes son seguros. En un viaje entre Madrid y Barcelona, por ejemplo, se renueva el aire 16 veces con tomas exteriores. Hay filtros Hepa, gel hidroalcohólico, se hace una limpieza profunda y los viajeros están obligados a viajar con mascarilla”, explica. Con estas precauciones y siguiendo las recomendaciones, es seguro viajar en tren, concluye.