Acceder a un ERTE será más fácil desde hoy

El Gobierno prorroga este mecanismo hasta el 31 de mayo y simplifica los trámites para acceder al mismo

El ministro de Sanidad, Salvador Illa; la ministra de hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros
El ministro de Sanidad, Salvador Illa; la ministra de hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, y el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de MinistrosJ.J. GuillénEFE

A partir de ahora acceder a un Erte será más fácil de la mano del real decreto ley que ha aprobado hoy el Consejo de Ministros por el que se prorroga los expedientes de regulación temporal de empleo hasta el 31 de mayo. Este real decreto introduce mecanismos para simplificar el acceso a esta herramienta para capear la crisis económica provocada por la pandemia del coronavirus. El ministro de Seguridad Social pactó la semana pasada con los interlocutores sociales su prolongación temporal, cuyo impacto en las cuentas públicas se estima en 5.000 millones de euros.

Al término del Consejo de Ministros de hoy, el titular de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ha comparecido sin la ministra de Trabajo, implicada también en esta norma, para explicar la aprobación de esta prórroga que depende de ambos Departamentos. Escrivá ha subrayado que la nueva norma se basa en el esquema de protección a empresas y trabajadores vigente hasta el 31 de enero. No obstante, simplifica los trámites para extenderlos en el tiempo, de forma que no se necesitarán nuevas autorizaciones administrativas. Gracias a la simplificación de los trámites, las empresas que sean titulares de un Erte por impedimento o por limitación, autorizado antes o durante la vigencia de esta norma, no tendrán que solicitar y tramitar un nuevo expediente ante la autoridad laboral para pasar de uno a otro. Bastará con que remitan una comunicación a la autoridad laboral que haya dictado la resolución correspondiente al Erte y a la representación sindical, y no será necesario remitir una nueva solicitud colectiva de prestaciones al Sepe.

Esta prórroga recoge las tres modalidades de Erte actuales. La primera, destinada a los sectores ultraprotegidos y a las empresas vinculadas a su cadena de valor; la segunda, referida a los Erte por impedimento de la actividad, y, la tercera y última, la que alude a los Erte por limitación de actividad. Los dos últimos pensados para restricciones administrativas temporales para luchar contra el avance del virus.

Se mantienen las exoneraciones en las cotizaciones sociales vinculadas a estas modalidades. En los sectores más protegidos y empresas de su cadena de valor, las exenciones serán del 85% para empresas con menos de 50 trabajadores y del 75% para las que cuentan con una plantilla superior a 50 empleados, tanto para trabajadores reincorporados como para suspendidos. En los por impedimento, a los que pueden acogerse empresas de cualquier sector o actividad, las exoneraciones serán del 100% para empresas con menos de 50 trabajadores y del 90% con más de 50 empleados en plantilla.

En los Erte de limitación, a los que puede acceder cualquier empresa, las exenciones serán decrecientes hasta mayo de 2021. Para empresas de menos de 50 trabajadores, serán del 100% en febrero, del 90% en marzo, del 85% en abril y del 80% en mayo. Para las que tengan más de 50 empleados, serán del 90%, del 80%, del 75% y del 70%, respectivamente.

El ministro ha asegurado que en la nueva prórroga se utilizan criterios objetivos “más generosos” para determinar los sectores considerados como ultraprotegidos, lo que ha aumentado la protección a casi 50.000 trabajadores más. Ahora se incorporan como sectores más protegidos campings y aparcamientos de caravanas, alquiler de medios de navegación y actividades de mantenimiento físico, así como salen fabricación de alfombras, estirado en frío y fabricación de instrumentos musicales.

La prórroga mantiene el compromiso de mantenimiento del empleo en su actual redacción, así como la prohibición a las empresas que se acojan a Erte de despedir, interrumpir contratos temporales, repartir dividendos y realizar horas extraordinarias y externalizar actividad. Los trabajadores afectados por este mecanismo, ahora unos 700.000, no les computará el periodo consumido para la prestación por desempleo hasta enero de 2022 y la prestación equivaldrá al 70% de la base reguladora. Se mantienen además los beneficios aplicables a los trabajadores fijos discontinuos (incluyendo la prestación extraordinaria) y la mejora de protección de las personas afectadas por ERTE con contratos a tiempo parcial.