Los AVE de Ouigo vuelan desde hoy entre Madrid y Barcelona y llegarán a Valencia y Alicante tras el verano

La compañía francesa ha arrancado hoy sus operaciones comerciales con una ocupación del 75%

Los andenes de la Estación Delicias de Zaragoza han recibido este lunes a las 11.20 horas el primer tren de la compañía Ouigo
Los andenes de la Estación Delicias de Zaragoza han recibido este lunes a las 11.20 horas el primer tren de la compañía Ouigo FOTO: Javier Cebollada EFE

Renfe ya no está sola en las vías férreas españolas. Desde hoy, los trenes de Ouigo, la enseña de alta velocidad “low cost” de su homóloga francesa SNCF, circulan entre Madrid y Barcelona con cinco frecuencias diarias por sentido. En el día en que la liberalización del transporte ferroviario de pasajeros se ha hecho una realidad, Ouigo ha transportado a 3.820 personas, lo que significa que sus trenes han alcanzado una ocupación del 75%. Tanto el modelo de la compañía gala como el de la compañía de bajo coste de Renfe, Avlo, que comenzará a operar en junio; necesitan un elevado nivel de ocupación para ser rentables. Lo que se deja de ingresar por cada billete -los de Avlo parten de una tarifa base de 7 euros y los de Ouigo de 9- se debe compensar con volumen de ocupación. Los cálculos de la operadora española apuntan a que se necesita al menos un 80% de ocupación para que cada convoy sea rentable a pesar de que sus costes son más reducidos que los de un AVE convencional ya que transportan más viajeros y ahorran en servicios a bordo.

De momento, y según los datos facilitados por Ouigo a Efe, la compañía francesa estaría cerca de alcanzar ese umbral del 80%. Federico Pareja, director comercial y de márketing de Ouigo, declaraba a LA RAZÓN el pasado viernes durante el viaje inaugural con autoridades que aunque sus trenes no se estaban llenando, “estamos cumpliendo con las expectativas. Estamos teniendo picos de ventas de 1.000 billetes por hora”, según aseguraba.

Más destinos

A pesar de que por ahora la compañía sólo presta servicio entre Madrid y Barcelona, sus planes pasan por comenzar a operar en el corredor de Levante (Valencia y Alicante) a la vuelta de verano. Ouigo también tiene asignada capacidad para operar en el corredor sur. Sin embargo, los viajes a destinos como Sevilla tardarán más en llegar. Ouigo está equipando sus trenes con el sistema de seguridad LZB que hay en este corredor, lo que le llevará un tiempo. Aunque Adif ya ha puesto en marcha la sustitución de este dispositivo por el más moderno ERTMS que se usa en el resto de la red, la compañía es consciente de que que hay “mucha demanda no atendida” para viajar a Andalucía y no quieren esperar años antes de poder operar en esta línea, por lo que han optado por instalar en sus trenes el LZB. En el eje de Levante, Oigo tendrá tres frecuencias de ida y otras tres de vuelta con Valencia y dos más con Alicante. Hacia el sur, tres con Sevilla y dos con Málaga. En total, y con las líneas con Barcelona, sumarán 30 frecuencias.

De cara a futuro, la compañía no descarta operar en otros corredores que ahora mismo están en construcción, como pueda ser el de Galicia o la denominada “Y” vasca. Aunque, de momento, sus esfuerzos están centrados en prestar un buen servicio en los tres en los que tiene asignada capacidad. Para hacerlo, cuenta con 14 trenes Alstom Euroduplex de doble piso, que disponen de 509 plazas que se pueden duplicar hasta superar el millar en doble composición si la demanda así lo exige, como explican desde la compañía.

Para cumplir con su objetivo de lograr que las familias y los jóvenes españoles que ahora usan el coche se suban al tren, Ouigo asegura que sus tarifas son, “en promedio, la opción más barata del mercado con diferencia”, como explica Pareja. Una familia tipo de cuatro miembros, con dos hijos, podrá hacer el trayecto de ida y vuelta entre Madrid y Barcelona desde 56 euros. El sistema tarifario de Ouigo funciona de acuerdo con la demanda, de manera que los primeros billetes serán más baratos, desde su tarifa base de 9 euros -5 para los niños-, y a medida que se vayan llenando los trenes, los precios irán subiendo.