Presentada en sociedad la patronal de izquierdas que defiende el “capitalismo inclusivo e igualitario”

Conpymes ve la luz apoyada por líderes de Podemos, como Yolanda Díaz y Pablo Echenique, y la esposa del presidente del Gobierno, Begoña Gómez

La esposa de Pedro Sánchez y directora de la Cátedra extraordinaria para la Transformación Social Competitiva de la UCM, Begoña Gómez, a su llegada al acto de presentación de Conpymes
La esposa de Pedro Sánchez y directora de la Cátedra extraordinaria para la Transformación Social Competitiva de la UCM, Begoña Gómez, a su llegada al acto de presentación de ConpymesLuis DíazLa Razón

“Vamos a defender un modelo económico distinto que hemos denominado capitalismo inclusivo. No somos anticapitalistas, defendemos un capitalismo que aspire a una redistribución igualataria de la economía y en igualdad de oportunidades. No estamos en contra de las grandes empresas que operan en libre competencia, estamos en contra del dominio de mercado”. Con esta presentación de principios, algo más que cercano a los planteamientos ideológicos de Podemos, el presidente de la nueva confederación nacional de pymes Conpymes, José Luis Roca Castillo, ha defendido “un sistema de mercado comprometido con la sociedad y el medio ambiente, en igualdad de oportunidades y en la lucha contra las regulaciones que favorecen los oligopolios de rentas excesivas en detrimento de las pymes y los autónomos”, ha resaltado.

Roca ha dejado claro que los empresarios de izquierdas quieren tener su espacio en las mesas de negociación, y para demostrar que han llegado para quedarse contaron con la presencia de la vicepresidenta tercera y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, el secretario de organización de Podemos, Pablo Echenique, y la directora de la Cátedra Extraordinaria para la Transformación Social de la UCM, Begoña Gómez, a la sazón esposa del presidente del Gobierno Pedro Sánchez, que con su presencia dejaron claro el apoyo del Gobierno -en mayor medida de Podemos- a esta iniciativa asociativa. “Queremos tener una voz autorizada”, reiteró Roca.

Podemos y las asociaciones empresariales escoradas a la izquierda han querido dar el paso mediático en un momento complicado en la relación entre el Gobierno y las patronales CEOE y Cepyme, en pleno desencuentro institucional por la reforma laboral y de pensiones y con la mesa para prorrogar los ERTE y la prestación para autónomos bloqueada. Con el apoyo del Ejecutivo, Conpyme ha hecho su presentación oficial negando que su iniciativa sea un desafío al poder empresarial, además de negar que tengan adscripción política a unas siglas, pese a la presencia de los notables invitados morados y las tendencias independentistas de una de sus asociaciones principales, Pimec.

Gómez se limitó a defender al valor de las pymes, sin referencia política alguna, y a defender que si se quiere transformar algo en el país, “no cabe duda de que tiene que pasar por las pymes”. No mucho más había aportado previamente Yolanda Díaz, que felicitó a los fundadores y destacó que se trata de una nueva confederación “sustentada en organizaciones con una larga trayectoria asociativa”. Tras destacar el listado de ayudas que desde el Gobierno se han aprobado durante la pandemia -como los ERTE, la prestación extraordinaria para autónomos, o las ayudas del ICO- deseó “mucha suerte” a Conpyme en su contribución a “la mejora de la vida y derechos de las pymes y de los autónomos”.

En la tormenta de presentaciones posteriores de las principales asociaciones que se han unido a este proyecto destacaron las palabras de la vicepresidenta segunda de Conpymes, María José Landaburu, secretaria general de Uatae, que fue la única que se atrevió a lanzar un reto a los que critican el nacimiento de esta asociación, a los que espetó que “ignoran cuál es el aval que determina la presencia de otras organizaciones en el diálogo social. Nosotros estamos abiertos a presentar certificados, que vean quién son y lo que hacemos”, y ha ofrecido que los que componen la junta directiva “estamos dispuestos a someternos a una votación”. Con sus palabras, también quiso trasladar al Gobierno que se tiene que legislar y “pensar en pequeño para poder hacer que el país sea grande”. “El hecho de no segmentar las leyes o tener una misma Ley para hoteles de 1.000 habitaciones que para otros de 20 habitaciones, hace que este país sea menos competitivo y viable”, subrayó.

Entre los objetivos que destaca Conpymes en sus folletos de presentación se encuentran la mejora del acceso y la participación de las pymes en la contratación pública, la simplificación administrativa, la lucha contra la morosidad y la reducción de los plazos de pago, el impulso de un marco fiscal que cumpla con el principio de progresividad, favorecer un mercado laboral dinámico o mejorar la productividad y fomentar la importancia de la innovación y aplicación de las nuevas tecnologías. Aseguran representar a 2,1 millones de empresas -cifras dudosas pese a que se refieren a pymes y autónomos asociados juntos, ya que casi el 80% de ellas están representadas en CEOE, Cepyme, ATA y UPTA- y se definen como una organización “económica y políticamente independiente”. También destacan que su objetivo es el de la representación “real” de las pymes y autónomos, que suponen el 99,8% del tejido empresarial español y generan el 70% del empleo.

Entre sus asociados se encuentran la citada Uatae, la patronal de la pyme secesionista Pimec, la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), la Federación Nacional de Asociaciones de Transporte de España (Fenadismer) o la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad (PMCM). Ninguno de ellos ha ocultado su cercanía a las posturas más radicales de la izquierda o al independentismo catalán.