José Luis Bonet: «Hacer una reforma laboral que puede generar más paro es una temeridad»

El presidente de la Cámara de Comercio de España dice que el “Gobierno no puede gobernar de espaldas a las empresas”

José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España.
José Luis Bonet, presidente de la Cámara de España.Alberto R. RoldánLa Razón

José Luis Bonet es desde noviembre de 2014 presidente de la Cámara de Comercio de España, una corporación de derecho público cuya finalidad es la representación, promoción y defensa de los intereses generales de las empresas. Integrada por las entidades más representativas de la vida económico-empresarial del país: las grandes empresas, las cámaras de comercio nacionales e internacionales, las organizaciones empresariales y de autónomos, y la Administración.

-¿Qué valoración hace desde la Cámara de Comercio de España de la gestión del Gobierno de la pandemia?

El Gobierno ha acertado en su política económica con la puesta en marcha de los ERTE, los avales ICO a las empresas y las ayudas a los autónomos. Desde el punto de vista fiscal, la valoración es mala. En un momento en el que las empresas no tienen ingresos, es difícil pagar impuestos, y en ese sentido el Gobierno tenía que haber actuado con más contundencia. Eran necesarias más moratorias y aplazamientos. Ha actuado bien en su lucha desde Europa por los fondos europeos, el más importante el de los fondos Next Generation. Y ahí jugó bien la ministra de Economía, Nadia Calviño, cuya posición en Europa es buena.

-Sí, pero las pymes y los autónomos se quejan de que no les llega el dinero. También la Airef ha dicho que las ayudas llegan tarde. ¿Cuánto dinero cree que les llegará y cuándo?

Es uno de los puntos débiles de la recuperación. Porque ha habido circuitos burocráticos que perjudican la buena marcha de las ayudas. Si resulta que te van a dar la ayuda pero no llega el dinero pues ya me explicarán. Soy de la misma opinión que la Airef, tendrían que haber llegado ya.

-¿Qué papel jugará la Cámara de Comercio en la gestión de los fondos europeos?

El Gobierno nos ha dicho que estemos preparados. El plan es bueno, lo que ha hecho Europa es bueno, y lo que hay que hacer es aplicarlo bien. Aunque se debería haber insistido más en la internacionalización de las empresas. Hay que ir juntos en lo que haga falta y todos los instrumentos que puedan ser útiles para la recuperación tienen que ser utilizados. Veo con optimismo los PERTE, porque favorecen la colaboración público-privada en el ámbito de la ejecución de las políticas públicas. Será una de las principales figuras con las que se vehicule el reparto de los 140.000 millones de la UE. Pero nuestra batalla está en las pymes. España es un país de pymes, pero tienen que transformarse. Si conseguimos ponerlas en línea con el plan de Europa en cuanto a la formación, digitalización y sostenibilidad, cambiaremos el país. Es una operación mayúscula, pero si ganamos esta batalla España dará otro salto. Hay 85 cámaras de Comercio en España que están preparadas para el ataque cuando lleguen los fondos europeos. Llevamos 20 años gestionando ayudas de Europa y por tanto tenemos experiencia.

-¿Cuáles son las líneas estratégicas de la recuperación?

Digitalización, formación, sostenibilidad e internacionalización. Lo que cambia aquí respecto a las pautas asumidas por el Gobierno en su Plan de Resiliencia es la internacionalización. Europa ahí no ha hecho énfasis y España debe hacerlo. Quedan muchas empresas por salir al exterior. Y las que no son nuevas en la plaza, las que llevan un buen recorrido en los mercados internacionales, aún tienen que hacerse más fuertes porque nuestra posición en el exterior no es la que debería ser.

-¿Para qué debería servir el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia presentado por el Gobierno?

Para transformar nuestro tejido empresarial español... En este sentido los PERTE van a ser grandes operaciones transformadoras lideradas por grandes empresas, pero las pymes también tienen que transformarse. Esta pandemia ha sido una cosa tremenda, ha sido una lotería, ha cazado a algunos, muchos han caído. La gente, las empresas y el país en general tienen que hacer un examen de conciencia, qué tenemos que hacer para sobrevivir y mejorar en las líneas que ha dicho la UE. La oportunidad es que ahora llega el dinero y la actitud de los empresarios debe ser la de reinventarse. Es momento de ayudarles, pero todo depende de que aprueben el plan en Bruselas.

-¿Cómo valora la situación económica y las expectativas de recuperación? ¿Cuándo cree que volveremos a recuperar el pulso económico?

La recuperación ha empezado, porque el proceso de vacunación va por buen camino. Hay que ser optimistas, pero debemos quitar obstáculos a la movilidad. Existe una gran actitud de las empresas en relación con la recuperación y están esperando a ir a por todas. Pero 2021 no va a ser todavía un año normal. Habremos mejorado, pero aún no estaremos en la línea con la situación de 2019. Dependerá mucho del turismo extranjero que venga este verano. Para ello hace falta vacunar a fondo, ya en junio si es posible.

-¿Está haciendo el Gobierno lo suficiente para ayudar al sector turístico?

El turismo es un sector absolutamente estratégico para la economía española. Sin ánimo de exagerar, España vive en gran medida del turismo y creo que el sector no ha recibido la atención que merece. Prueba de ello es que dentro del Plan Nacional de Recuperación, Transformación y Resiliencia los fondos destinados al turismo son muy inferiores de lo que le correspondería al sector atendiendo, por ejemplo, a su peso en el PIB o en el empleo. El turismo extranjero depende de los aviones. En 2019, de los más de 85 millones de extranjeros que vinieron a España, 60 millones lo hicieron por este medio de transporte. Por tanto, sin aviones no hay turismo, por eso tenemos que dar el máximo apoyo a todas las aerolíneas, porque los aeropuertos están perfectamente preparados. Por ejemplo, en el caso de Iberia se tiene que acelerar su fusión con Air Europa y no obstaculizarlo. En definitiva, cuanta más movilidad y conectividad aérea haya mejor le irá a la economía española. España tiene un atractivo increíble y los turistas están deseando volver.

-El pistoletazo de salida a los fondos europeos depende de que España haga sus reformas. En cuanto a la reforma de las pensiones, parece que no se consigue alcanzar un acuerdo...

Lo que hay que hacer es permitir a la gente que quiera trabajar que lo siga haciendo. Es una necesidad. Si no nacen niños, los mayores tendremos que seguir trabajando. Lo hemos visto con los médicos en la pandemia, se ha tenido que buscar a jubilados. Querer trabajar y no poder hacerlo es una malversación de los recursos.

-La ministra de Empleo, Yolanda Díaz, quiere derogar la reforma laboral y la OCDE lo acaba de desaconsejar. ¿Qué opina? ¿Cree que es necesaria una reforma laboral?

Opino lo mismo que con la reforma fiscal. ¿Cómo vamos a hacer un cambio de la reforma laboral que puede llevar a un mayor paro?, es un contrasentido. Estudiemos el problema a fondo y no perjudiquemos la marcha de las cosas, en estos momento sería una temeridad.

-¿La subida del salario mínimo interprofesional, ¿es un freno a la contratación?

Estoy a favor de pagar bien cuando se pueda. Pero no se puede obligar a hacerlo a aquellos que no les es posible. Que se pongan de acuerdo en los convenios colectivos.

El Gobierno ya ha dicho que no va a reducir el gasto público a pesar de tener una deuda elevadísima, en el primer trimestre rebasó el 125% del PIB. ¿Qué medidas de austeridad cree que deberían adoptarse?

En estos momentos el problema no es la deuda porque estamos en una situación in extremis. Es lo que se tenía que hacer porque no se puede permitir que se hunda la economía. Luego habrá que buscar cómo devolverlo, con un plan de consolidación. Pero ahora de austeridad nada.

-¿Cree que Madrid es un paraíso fiscal como han dicho algunos?

¡Qué va! Hay dos maneras de verlo. A lo mejor es que Cataluña está cobrando de más. Yo como catalán lo tengo claro, estoy pagando más en Cataluña que lo que se paga en cualquier otro sitio de España. Esto hay que estudiarlo a fondo.

-¿Cree que la figura del empresario está bien valorada en España?

Ahora mismo el empresario necesita estabilidad y no tirarnos los trastos a la cabeza. Las recientes imágenes en Barcelona de gente quemando contenedores no dan estabilidad. Hay que defender nuestro modelo de convivencia. ¿Qué hay en el mundo?, el comunismo no nos sirve, los que lo defienden tienen todo el derecho del mundo a hacerlo pero están muy equivocados. ¿Qué nos queda?, el capitalismo. Está el chino, y el americano que es demasiado liberal. Yo prefiero el europeo, que defiende una economía social de mercado. El escudo social está muy bien, pero el principal escudo social que tenemos es la empresa. Ahora mismo tenemos muchos parados y hay que darles trabajo. La solución a esto son las empresas y en este sentido creo que la figura del empresario no está lo suficientemente valorada. Hay que navegar juntos, y lamentablemente no siempre es así. Por tanto, hay que defender la economía social de mercado donde la empresa es el motor y las Administraciones Públicas no pueden gobernar de espaladas a ellas.

-¿Es un mensaje al Gobierno?

Algunos en el Gobierno hablan de subir impuestos, pero no es el momento. Mientras no haya recuperación, no pongamos palos en las ruedas y que no se nos moleste. Qué se quiere hablar de reforma fiscal, de acuerdo, pero hablemos de todo, también del impuesto de sucesiones, de donaciones o de patrimonio, porque es muy fácil decir que hay que gravar a los más ricos. Y luego si en otros países lo han descartado por algo será. Ahora es mejor no tocar la fiscalidad porque se sabe que en tiempos de turbulencia no hay que hacer mudanza. Que se debata una reforma fiscal en coherencia con el sistema, donde exista una interlocución de los empresarios, por ejemplo, a través de las comisiones de la Cámara de España.

-¿Qué opina de los indultos a los condenados por el procés? ¿Cree que penalizará al Gobierno? Varios varones del PSOE, ya han dicho que son «injustos».

Ahí tendría que haber una condición primera antes de entrar en si si o si no. Es una especie de acuerdo entre todos de que hay que respetar las reglas de convivencia. Luego puedes pensar lo que quieras y trabajar por ello de una manera lícita, pero en cualquier caso las reglas de convivencia tienen que ser respetadas.

–¿Qué nota le pondría a Pedro Sánchez?

Por sus obras les conoceremos y veremos qué acaba pasando. Es una pregunta difícil porque todavía no le hemos examinado. La nota se le dará cuando se aplique la Next Generation. Si el país se transforma la nota será buena, si no será mala.

–¿Y en cuánto a la gestión del Gobierno con la vacuna de Astrazeneca? ¿No le parece una irresponsabilidad alimentar las dudas? La gente podría no vacunarse....

Hay un nivel de confusión exagerado. Todas las vacunas tienen un riesgo.

-¿Qué son las oficinas “Acelera Pyme” que ha puesto en marcha la Cámara de Comercio?

Son 60 oficinas que estamos poniendo en marcha con Red.es y la red de Cámaras de Comercio, con la cofinanciación de FEDER, y van a ser claves para la transformación digital.

–Hace poco, se selló la Alianza para la Formación Profesional, a la que se unieron medio centenar de empresas, ¿cuál es la contribución de la Cámara de Comercio a esta alianza?

La Cámara de Comercio de España es una firme defensora e impulsora de la Formación Profesional y, particularmente, de la Formación Profesional Dual, cuyo impulso y promoción tiene encomendados por Ley. La FP Dual, constituye una vía óptima para conectar el mundo educativo con las necesidades reales del mercado laboral, porque combina la teoría y la práctica. En un país con una tasa de paro juvenil cercana al 40%, la FP es una alternativa formativa con altas tasas de empleabilidad. Además, en los próximos años, la demanda de cualificaciones intermedias será creciente. Según el Centro Europeo para el Desarrollo de la Formación Profesional, en 2025 el 49% de los puestos de trabajo que se oferten en España requerirán una cualificación intermedia (técnicos y técnicos superiores), esto es, un título de FP.

–¿Conocen las pymes la FP Dual?

El 45% de las empresas españolas desconoce la FP Dual. Este porcentaje se eleva al 52% en el caso de las micropymes. Desde 2017 la red de Cámaras desarrolla el Programa de FP Dual en la Empresa, destinado precisamente a fomentar la participación de las pymes en el sistema, asesorarlas y ayudarlas a vencer las barreras que muchas veces dificultan a éstas optar por la FP Dual como fórmula para sus nuevas contrataciones. El programa está teniendo un gran éxito y está permitiendo a las pymes recibir un asesoramiento personalizado sobre las ventajas de la FP Dual, y las necesidades que ésta puede cubrir a la hora de mejorar su capital humano.

–¿Considera necesaria una reforma de la educación?

Creo fundamental alcanzar un Pacto de Estado en torno a la Educación para terminar con la perniciosa práctica de que la Ley de Educación cambie con cada nuevo gobierno. Es necesario el máximo consenso en torno a este asunto porque ahí nos jugamos el futuro. En ese Pacto deberían incluirse, no solo las cuestiones curriculares, sino lo que yo denomino la formación en valores, tanto personales como constitucionales.

¿Cómo valora la ampliación de El Prat?

La ampliación del aeropuerto del Prat, cuya actividad genera el 7% del PIB de Cataluña, será decisiva para la necesaria adaptación a la globalización, es decir, para reforzar dos actividades básicas para el crecimiento económico: la internacionalización y el turismo. En ambos casos, la conectividad aérea juega un papel crucial.
Barcelona siempre ha aspirado a constituir un “hub” de vuelos internacionales que refuercen el papel de España como puente entre Europa, Latinoamérica y Asia. Sin embargo, la atracción de vuelos de largo radio requiere una infraestructura con la capacidad suficiente para realizar de manera eficiente los enlaces necesarios entre los vuelos domésticos y los internacionales, y permitir asegurar el papel del Prat como hub logístico internacional.
Pues bien, este propósito tanto tiempo reivindicado está ahora más cerca que nunca. AENA prevé invertir 1.700 millones de euros para ampliar la terminal de pasajeros, con un nuevo edificio satélite, y construir una tercera pista, que permitiría disponer en 2031 de un aeropuerto preparado para asumir el previsible incremento de demanda de transporte aéreo que acompañará a la recuperación económica.