El ocio nocturno no está para fiestas

Su facturación apenas alcanza en agosto un 11,4% de la de 2019, según la patronal del sector. Denuncian que sólo han recibido en ayudas el equivalente al 12% de sus pérdidas

Un camarero sirve una bebida en el interior de una discoteca en Madrid este verano
Un camarero sirve una bebida en el interior de una discoteca en Madrid este veranoMariscalEFE

La noche ya no es joven en España. Ni siquiera es lo que era. La pandemia ha quemado la noche, pero no en el sentido en el que siempre se ha utilizado esta expresión. El coronavirus ha reducido literalmente casi a cenizas al sector del ocio nocturno. Según datos de España de Noche, la patronal del sector, su facturación en este mes de agosto apenas ha alcanzado el 11,46% de la del mismo mes de 2019.

La organización ha presentado hoy su VII estudio sobre el impacto de la crisis del Covid en el sector del ocio y los espectáculos que ha venido realizando desde el pasado mes de abril de 2020, en el que han participado 400 locales de ocio de diferentes categorías que suponen aproximadamente un 5% de los que han sobrevivido a la crisis de la Covid desde su inicio hace ahora ya más de 17 meses. El análisis compara la situación del sector durante el segundo verano de la crisis del Covid. Y sus conclusiones son demoledoras. La facturación de los locales de ocio y los espectáculos apenas ha alcanzado el 11,46% de lo que se facturó en el mes de agosto del 2019. La situación, además, se complica para el sector porque las pymes que lo componen apenas han recibido ayudas por parte de las administraciones equivalentes a 12,5% del valor de las pérdidas acumuladas durante los 17 meses de pandemia provocadas por el pago de los alquileres, gastos de mantenimiento, acometidas, salarios y costes de la Seguridad Social entre otros.

Verano nefasto

Aunque el final del estado de alarma y la evolución positiva de la enfermedad durante la pasada primavera hacían pensar a los empresarios del ocio nocturno antes de empezar el verano que las cosas iban a mejorar, no ha sido así. El sector hace una valoración crítica y muy negativa de la gestión política de la última fase de la crisis del coronavirus, principal motivo, según creen, de su pésima situación. En una escala del 1 al 10 para valorar el cumplimiento de las expectativas que tenía el sector sobre cómo iba a funcionar el verano, los empresarios consideran que apenas ha alcanzado el 1,6 de puntuación. Únicamente el 8,2% de los encuestados por España de Noche ha cubierto las expectativas que tenía para este verano. Para el 91,8%, la gestión política del final del estado de alarma ha resultado desastrosa para la reactivación de la actividad del ocio y los espectáculos.

Entre las causas que, a juicio del sector del ocio nocturno, han conducido al fracaso de esta temporada de verano, destacan para el 83,2% de los encuestados las restricciones impuestas por las comunidades autónomas a los locales de ocio, que, a su entender, han impedido “contar con un dique de contención frente al ocio irregular y fiestas y aglomeraciones que estamos viendo repetidamente en los medios de comunicación”. El 80,5% de estas empresas consideran también que la incapacidad de afrontar la problemática del botellón por parte de las administraciones ha sido otra de las causas de la evolución negativa de la temporada en verano, seguida de la incapacidad de implantar el Certificado Sanitario Digital (72,3%) y la pésima gestión del Gobierno central del final del estado de alarma con un (72,2%).

El ocio nocturno considera que la situación se ha tornado insostenible y que por ello “resulta necesario reactivar el calendario de actos de protestas y movilizaciones” que garanticen las ayudas económicas necesarias para compensar su crítica situación y la definición de un plan para la reactivación del sector con carácter inmediato que permita recuperar su actividad al 100%, durante el próximo mes de septiembre.