Los ecoesquemas de la PAC retrasan la negociación del Plan Estratégico

Las frutas y hortalizas y el viñedo no entrarán en el régimen de ayudas

Recolección de limones en una huerta de la comarca de Huerta de Murcia
Recolección de limones en una huerta de la comarca de Huerta de Murcia FOTO: Edu Botella Europa Press

Las negociaciones sobre el Plan Estratégico nacional, que llevan a cabo las delegaciones del Ministerio de Agricultura y de las consejerías de las comunidades autónomas, se han estancado en un punto muy importante, el de los ecoesquemas. No es un tema menor, porque a través de este instrumento se va a repartir cada año entre una cuarta parte y un tercio del dinero que llegará a España en concepto de ayudas. Esto es lo que se ha puesto de manifiesto en las negociaciones de técnicas que se han desarrollado en las últimas semanas.

A la vista de la situación, la reunión de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural en la que se debería cerrar el acuerdo sobre el Plan Estratégico no será hasta la segunda quincena de octubre, más bien a finales, lo que supone un retraso sobre las fechas iniciales avanzadas por el ministro de Agricultura, Luis Planas, que la situaban en las últimas jornadas de septiembre o las primeras de octubre.

Por otro lado, el Ministerio remitió a las consejerías su propuesta sobre el número de regiones productivas que habrá en España a efectos del reparto de las ayudas directas de la PAC, en concreto de la ayuda básica a la renta para la sostenibilidad. Finalmente, serán veinte, muy lejos de las cincuenta actuales, pero también de las entre siete y diez que avanzó Planas meses atrás. Se diferenciarán las superficies dedicadas a pastos permanentes, cultivos herbáceos de secano, cultivos herbáceos de regadío y cultivos permanentes. Por otro lado, no habrá un incremento de la superficie con derecho a percibir esas ayudas; incluso se registrará un ligero recorte, pasando de los 19,60 millones actuales a 19,23 millones. Eso supone que Planas incumplirá otra de las promesas que ha venido haciendo a lo largo de los últimos meses, cuando ha viajado por las diferentes regiones, especialmente las mediterráneas, como Cataluña, la Valenciana, Murcia o Andalucía, en las que anunció que los sectores de frutas y hortalizas y de viñedo entrarían dentro del sistema de ayudas directas. A la vista de su propuesta, eso será imposible de forma directa, porque no se aumenta la superficie; la única posibilidad será que los productores de esos sectores acudan a la llamada reserva nacional, siempre y cuando haya disponibilidad en la misma.

Finalmente se mantiene el sistema de derechos de ayuda, a pesar de que algunas comunidades autónomas como Aragón, entre otras, habían pedido que se eliminase.