Opinión

Los costes y el plan de Planas
Los agricultores y ganaderos piden al Gobierno que actúe ya
foto-autor

A veces no coinciden lo urgente y lo importante, pero en otras ocasiones sí. Es el caso de los momentos actuales con dos asuntos que son claves y en los que se debe actuar sin demora: la subida de los costes de producción y la nueva PAC. Respecto a esta última, y más en concreto a la elaboración del Plan Estratégico Nacional, se ponga como se ponga el ministro de Agricultura, le guste o no le guste, lo que se envíe a Bruselas va a ser el Plan de Planas. Este último se encuentra pillado entre las demandas que plantean los consejeros de Agricultura, que se basan en la premisa de que ninguno de ellos quiere perder ni un solo euro de lo que percibe actualmente, los condicionantes medioambientales de la nueva PAC, a los que deberá dar el visto bueno el Ministerio para la Transición Ecológica y las exigencias de Bruselas, que tiene la sartén por el mango.

Planas y los consejeros siguen mareando la perdiz y el ministro se ha «llevado al huerto» a los representantes autonómicos, al menos desde el punto de vista formal. Por ejemplo, la última reunión de la Conferencia Sectorial de Agricultura y Desarrollo Rural se celebró por videoconferencia, a pesar de la importancia del asunto a tratar, sin que los consejeros protestasen al conocer esta decisión; tan solo los de Galicia y Castilla-La Mancha lo pusieron de manifiesto durante el encuentro. Al acabar, como ya hizo en julio, Planas planteó una especie de conclusión, muy difícil de entender, y preguntó a los representantes autonómicos si estaban de acuerdo con ella y ninguno planteó objeciones. Eso sí, unos minutos después, mediante una nota de prensa del Ministerio, señaló que podía darse por cerrado todo lo relativo al primer pilar (ayudas directas) de la futura PAC. Entonces, algunos consejeros del PP señalaron que no era así. Fue la misma jugarreta del mes de julio. Y, mientras eso sucedía en los despachos, sobre el terreno, los agricultores y ganaderos asistían perplejos a la subida, casi cada hora, del precio de los fertilizantes y el de los cereales, que se han disparado en los últimos meses. La situación se ha vuelto muy complicada y piden al Gobierno que actúe ya.