Este es el mejor momento para pedir un aumento de sueldo

El horario “óptimo” para pedir un aumento de sueldo es a las 11 de la mañana y el mejor mes para intentar un incremento salarial es enero

Un aumento de sueldo supone para muchos una situación de estrés
Un aumento de sueldo supone para muchos una situación de estrés FOTO: La Razón

Siempre llega un momento en el que los trabajadores consideran que es necesario negociar un aumento de sueldo, sin embargo esto supone para muchos una situación de estrés en la que surgen numerosas preguntas. ¿Cuándo y cómo debo pedir una revisión salarial? ¿Existe un momento ideal para solicitar el deseado aumento de sueldo?

El mejor momento u horario para pedir un aumento de sueldo es a las 11 de la mañana, tal y como destacan los datos de una investigación llevada a cabo por el UK Biobank en la que se encuestaron a más 88.000 personas.

Pero, ¿por qué esa hora es considerada la mejor? Esto se debe a que en ese momento del día, la hormona del estrés, es decir el cortisol está bastante alta, por lo que la persona que tiene intención de solicitar dicho aumento cuenta con la energía suficiente como para abordar esa conversación.

No obstante, a pesar de que estas afirmaciones están basadas en “hechos objetivos”, se debe “contrastar con las variables laborales de cada individuo”, asegura Maria Naqui, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

“Las 11 de la mañana es una buena opción porque tener altos los niveles de cortisol nos impulsa a tomar decisiones. Aun así, pedir el aumento salarial es algo personal y no todos funcionamos de la misma manera”, sostiene Naqui.

Asimismo, a través de LinkedIn elaboraron un estudio en el que los datos afirmaron que el mejor mes para intentar un incremento salarial era enero. El motivo es sencillo, ya que es en esta época del año en la que se aborda la previsión de gastos del próximo ejercicio.

Pero enero no es el único mes “óptimo” para tomar esta decisión, sino que junio y julio al ser meses de cierre del año fiscal suponen una gran oportunidad. Sin embargo todo dependerá de la situación financiera de la empresa, porque en el caso de ser negativa no será un buen momento. “Cuando se hace el cierre de la empresa y la previsión del año siguiente es un buen momento para intentarlo, porque permitirá a tus superiores valorar los éxitos alcanzados durante el año y hacer la previsión del futuro”. asegura Naqui.

Del mismo modo, es “esencial” conocer el estado emocional de ambas partes implicadas, es decir, los sentimientos propios y los del encargado de hacer este aumento a la hora de tomar la decisión, tal y como afirma Marta Calderero, profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC.

Consejos para pedir un aumento

  1. Usar la técnica DESC: Esta formula es utilizada para comunicarse de una “manera eficaz” y expresar los sentimientos al interlocutor. Maria Naqui explica que consta de los siguientes pasos: describir, expresar, sugerir soluciones y manifestar las consecuencias. Es necesario que el jefe conozca la situación que genera malestar al trabajador, asimismo en importante expresar las emociones ante esta situación. Para mejorar es necesario proponer soluciones como puede ser la subida salarial y por último destacar las consecuencias positivas que tendrá este cambio tanto para la empresa como para el empleado.
  2. Fijar una reunión: Es importante que ambas partes establezcan una fecha para la reunión, de esta forma el trabajador tendrá una “sensación de control” y podrá sentirse cómodo, tal y como explica Caldero.
  3. Hacer una escucha activa: Al encontrarse en una situación de estrés o incómoda para el trabajador, en muchas ocasiones este escucha para poder contrarreplicar. No obstante, en necesario escuchar activamente permitiendo que el jefe responda y evitar mostrar en ese momento una actitud defensiva”, asegura Caldero.
  4. Aceptar el resultado: Aunque la respuesta no sea la esperada, es importante que el trabajador mantenga “la calma” y que la conversación se cierre “lo antes posible”. Asimismo, dejar la puerta abierta para una futura conversación al respecto es algo muy útil para el trabajador.