¿Son legales las comisiones por sacar dinero en ventanilla?

La OCU denuncia que el Banco de España avale esta práctica que afecta sobre todo a los mayores. Considera que es improcedente, puesto que ya se cobra otra comisión por el servicio de caja

Varias personas hacen cola para entrar en una sucursal bancaria mientras otra opera en un cajero automático
Varias personas hacen cola para entrar en una sucursal bancaria mientras otra opera en un cajero automático FOTO: Cristina Bejarano La Razón

Las comisiones por sacar dinero en ventanilla pese a ser cliente son ya una realidad. El objetivo de esta política es desincentivar las operaciones en ventanilla e incentivar el uso de cajeros automáticos. Pero este ahorro para las entidades supone un gasto para los consumidores, sobre todo para los más vulnerables, como los mayores. La pregunta que se hacen miles de clientes bancarios es: ¿Es legal cobrar comisión por sacar dinero en ventanilla? Aunque el Banco de España ha declarado públicamente que avala esta práctica, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que esta comisión no es procedente, basándose en los propios criterios del regulador español.

Desde enero de 2021, BBVA está cobrando una comisión de 2 euros a todos los clientes que retiren dinero en efectivo en sus oficinas por un importe inferior a 2.000 euros. En CaixaBank, por su parte, solo son gratuitas cuatro operaciones al mes en ventanilla, y a partir de ahí, también cobra una comisión de 2 euros por operación. Sin embargo, OCU afirma que la justicia está de parte de los consumidores ante lo que considera un abuso bancario.

“Basándonos en los criterios del propio Banco de España, que consideraba la retirada de efectivo como una prestación incluida en el servicio de caja, y teniendo en cuenta que el servicio de caja se retribuye a través de la comisión de mantenimiento, el adeudo de cualquier otra comisión debería ser improcedente”, explica la OCU.

Sin embargo, el Banco de España, el 28 de septiembre de 2021 publicó en el portal del cliente bancario su criterio al respecto, y establece que, como norma general, los bancos pueden cobrar esta comisión, salvo que se trate de una cuenta de pago básica. Eso sí, dice que las entidades “deben poner a disposición de sus clientes al menos un medio gratuito, accesible y seguro, teniendo en cuenta las circunstancias particulares de cada colectivo”, pero no especifican cuáles son las “condiciones particulares de cada colectivo” lo que queda a la libre interpretación de la entidad.

Los mayores, los más afectados

En cambio, una sentencia de un juzgado de lo Mercantil No 1 de Vitoria, a instancias de EKA/ACUV, considera que dicha comisión es nula por abusiva ya que va en contra de las exigencias de la buena fe y causa en perjuicio del consumidor un desequilibrio importante de los derechos y obligaciones de las partes en el contrato y limita los derechos de los consumidores más vulnerables. Esa sentencia coincide con la argumentación de OCU: la retirada de efectivo es una prestación incluida en el servicio de caja, ya remunerado a través de la comisión de mantenimiento de la cuenta y, por lo tanto, se trataría de una doble comisión. En consecuencia, OCU pide al Banco de España que, en línea con la sentencia citada, rectifique su criterio, que perjudica claramente a los consumidores más vulnerables, principalmente a la tercera edad.

La banca está tomando medidas para ampliar la atención en caja, hasta ahora con horarios muy restringidos, tras el éxito de la campaña de Carlos San Juan, de 78 años, ‘Soy mayor, no idiota’. Mientras las patronales bancarias AEB y CECA se han comprometido a promover entre sus asociados medidas que aseguren una atención más personalizada tanto en las sucursales como por teléfono, además de hacer más accesibles los cajeros o las aplicaciones móviles, algunas entidades siguen penalizando a los colectivos vulnerables.

El cierre de miles de sucursales bancarias y la reducción del horario de atención presencial en pro de la banca online ha ocasionado un grave perjuicio a las personas de avanzada edad, ya que un 42,8% de la población de más de 65 años no utiliza la banca online por carecer de competencias digitales y usa en mayor proporción el dinero en efectivo, lo que convierte a este colectivo en la víctima mayoritaria de las comisiones en ventanilla. Además, muchas personas de la tercera edad viven en municipios que se han visto afectados por el cierre de oficinas y se ven obligadas a recorrer grandes distancias para ser atendidas en plazos de tiempo muy reducidos.