Internacional

Ikea cierra temporalmente sus tiendas en Rusia

Suspende sus operaciones comerciales por la guerra de Ucrania y por las “alteraciones en la cadena de suministro”

Logo de Ikea en uno de sus centros comerciales
Logo de Ikea en uno de sus centros comerciales FOTO: STEPHANE MAHE REUTERS

Ikea, la multinacional sueca de muebles y objetos para el hogar, ha anunciado hoy la suspensión temporal de sus actividades y el cierre de sus establecimientos en Rusia y Bielorrusia por la guerra en Ucrania. “La guerra ya está teniendo un impacto humano enorme. Y también está resultando en alteraciones serias en la cadena de suministro y en las condiciones para comerciar. Por todas esas razones, los grupos de la compañía han decidido suspender temporalmente sus operaciones en Rusia y en Bielorrusia”, según informó en un comunicado.

La decisión de IKEA tendrá un “impacto directo” en los 15.000 trabajadores que la cadena sueca tiene en ambos países. “Las ambiciones de la compañía son a largo plazo y hemos asegurado estabilidad de empleo e ingresos para el futuro inmediato y proporcionado apoyo a estos (trabajadores) y a sus familias en la región”, aseguró a través de las redes sociales.

Esta decisión también implica que Inter Ikea, matriz del grupo, paralizará todas las exportaciones e importaciones desde y hacia territorios de Rusia y Bielorrusia, así como que queda bloqueada toda la producción interna del mercado ruso. Esto puede afectar a las entregas de los subcontratistas, ya que Ingka Group, sociedad que concentra el 90% de las ventas de Ikea y opera en 32 países con más de 170.000 trabajadores, suspenderá también todas sus operaciones minoristas, a través del cierre de Ikea Retail.

El cierre no afectará, sin embargo, a los centros comerciales Mega, controlados por Ingka, que seguirán abiertos “para asegurar que la población rusa tenga acceso a sus necesidades diarias y bienes esenciales como comida, verduras y farmacias”, precisa el comunicado.

La fundación Ikea anunció además una donación inmediata de 20 millones de euros para ayuda humanitaria a los desplazados por el conflicto bélico, respondiendo a una llamada de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). En concreto, Inter Ikea Group e Ingka Group otorgarán inicialmente 10 millones de euros cada una para brindar apoyo en productos y asistencia a Acnur, Save the Children y otras organizaciones que trabajan en los mercados locales. “La situación es extremadamente crítica y cambia con rapidez. Los grupos de la compañía se han consagrado a navegar en esta realidad, con el interés de la gente como prioridad principal”, señaló la firma sueca.