Acuerdo del Gobierno con las patronales transportistas... pero la plataforma convocante mantiene la huelga

El Ejecutivo llega a un acuerdo con las grandes patronales del sector por valor de 1.125 millones que incluye descuentos de 20 céntimos por litro. Sin embargo, Plataforma mantiene los paros y avisa de que sólo los desconvocará si negocian con ellos

Después de una maratoniana reunión que se ha prolongado por espacio de más de quince horas, el Gobierno y los representantes del sector del transporte integrantes de la Comisión Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) por carretera han alcanzado a las dos de la madrugada un acuerdo para aliviar el incremento de los precios de los carburantes de estos profesionales. El paquete de ayudas, valorado en 1.125 millones de euros -más del doble de los inicialmente previstos-, no va a servir, sin embargo, para lograr uno de sus principales objetivos: acabar con la huelga convocada por la Patronal de Defensa del Transporte. La organización convocante del paro insistió ayer en que nada de lo negociado y de lo que se pudiera acordar les vale porque la CNTC no les representa, por lo que la huelga se mantiene. De hecho, no son parte de la misma, por lo que no se sentaron en la mesa de negociación con el Ejecutivo. «Mientras no se sienten [el Gobierno] con los señores acertados, esto no se va a solucionar. De aquí no se mueve nadie mientras no haya una solución pactada con nosotros», advirtió en un vídeo el presidente de Plataforma, Manuel Hernández, que hizo un llamamiento a los transportistas para que secunden la marcha que han convocado hoy en Madrid. Para Hernández, es «bochornoso y aberrante que el Gobierno no se siente a hablar con los convocantes del paro que abre los telediario». Somos, remachó, «camioneros hartos de ser engañados y maltratados», al tiempo que aseguró en declaraciones a Efe que lo que quieren es no trabajar a pérdidas y que no reclaman «ni subvenciones ni limosnas». Hoy mismo, y tras conocer el acuerdo, Hernández ha asegurado que el acuerdo alcanzado con el Gobierno se traduce en “migajas y propinas” y ha insistido en que el paro continuará hasta que esta plataforma, convocante del mismo, sea recibida por la ministra de Transportes, Raquel Sánchez. ”Con nosotros no ha hablado nadie, siguen sentándose con la gente equivocada, y siguen ofreciendo migajas y propinas para desconvocar un conflicto que para nada pasa por un descuento en el precio del gasóleo”, ha señalado Hernández en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press.

Lo que se ha acordado en la sede del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) entre el Ejecutivo -representado por Nadia Calviño, María Jesús Montero y Raquel Sánchez- y el CNTC no soluciona a juicio de Plataforma los problemas del sector. Tras acordar el pasado lunes inyectar 500 millones de euros en bonificaciones al carburante al sector, Gobierno y transportistas se reunieron ayer, un día antes de lo inicialmente previsto, para acordar los detalles de cómo inyectar esos fondos. Pero lo que han acordado al final, como solicitaban algunas organizaciones, es un paquete de ayudas mucho más ambicioso valorado en 1.125 millones, que incluye también a otros sectores como taxi o VTC y que sienta las bases para fijar por ley que no se trabaje a pérdida, principal reivindicación de los convocantes de la huelga.

Según han informado el CNTC y el Ministerio de Transportes, el pacto, que se aprobará el próximo día 29 dentro del paquete de medidas proyectado por el Gobierno para hacer frente al impacto por la invasión de Ucrania; incluye una bonificación mínima de 20 céntimos por litro o kg (gas comprimido) de combustible. La ayuda se aplicará al gasóleo, gasolina, gas y adblue. De forma, que, a modo de ejemplo, un camión de gasóleo ahorraría más de 700 euros al mes, según los transportistas. La bonificación estará vigente hasta el 30 de junio, prorrogable según evolucionen los mercados, supondrá más de 600 millones de euros para el sector y será soportado en un 25% por las petroleras. Algunas, tal y como ha solicitado el Ejecutivo, ya han empezado a arrimar el hombro. Repsol ha anunciado que bajará 10 céntimos por litro el precio de sus combustibles a los transportistas que paguen con la tarjeta Solred en sus más de 3.300 estaciones de servicio en España, un descuento que estará vigente desde el sábado 26 de marzo hasta el 30 de junio. Esta bonificación se suma a la que ya pueden obtener estos profesionales por el uso de la citada tarjeta.

El acuerdo incluye 450 millones en ayudas directas

El acuerdo también incluye ayudas directas por un importe de 450 millones de euros para las empresas de transporte de mercancías y de viajeros en función del tipo de vehículo. La cuantía será 1.250 euros por camión, 950 euros por autobús, 500 euros por furgoneta y 300 euros por vehículo ligero (taxis, VTC y ambulancias). La cuantía tendrá un límite de 400.000 euros por empresa.

Junto a estas subvenciones, el acuerdo recoge la ampliación de plazo de vencimiento de los créditos avalados por el ICO hasta 8-10 años, así como la ampliación del periodo de carencia de los créditos avalados por el ICO en 6 meses y nueva línea de crédito avalado por el ICO con 12 meses de carencia.

Gobierno y transportistas también acordaron duplicar el presupuesto para las ayudas al abandono a la profesión de transportista, que pasará de 10 a 20 millones de euros en 2022.

Junto a estas ayudas de tipo económico, los transportistas han arrancado un compromiso para neutralizar el trabajo a pérdida, principal reivindicación de la Plataforma convocante del paro. Así, antes del 31 de julio, el Ministerio de Transporte presentará al CNTC un texto de proyecto de ley para aplicar al sector del transporte de mercancías por carretera los principios de la ley de la cadena alimentaria para asegurar una utilización justa de la subcontratación y la rentabilidad del trabajo en el sector, para posteriormente presentarlo al Consejo de Ministros. Además, se adelantará la aprobación de otra reclamación histórica del sector, como es la devolución mensual del gasóleo profesional, en lugar de trimestral como está actualmente, yendo más allá de los compromisos asumidos en diciembre de 2021. Concretamente, se producirá el pago mensual del combustible profesional desde abril y se pondrá en marcha un sistema de devolución anticipada mensual con regularización anual. También se acelerará la devolución del céntimo sanitario reforzando los medios para ello.

Según han explicado el ministerio y las patronales, este acuerdo complementa las medidas recogidas en el Real Decreto-Ley 3/2022, de 1 de marzo como son la prohibición de la participación del conductor en la carga y descarga, la reducción de los tiempos de espera de dos horas a una o la cláusula obligatoria de revisión de los precios en función de la evolución del coste del combustible, así como la Ley de lucha contra la morosidad, que sanciona los pagos a más de 60 días en el sector del transporte, y que se consiguió el año pasado.

Más problemas

Pese al acuerdo, el paro secundado por los seguidores de Plataforma sigue causando estragos en el tejido económico. La central térmica de As Pontes, propiedad de Endesa, está a punto de tener que detener la generación eléctrica ante la falta de suministros, según aseguraron a este diario fuentes de Endesa Noroeste. La central tiene varadas en el puerto de Ferrol 82.000 toneladas de carbón necesarias para alimentarla.

Otros sectores productivos muy golpeados, como el alimentario, siguen sumando víctimas. La empresa Legumbres Luengo anunció ayer jueves la interrupción de la actividad en sus instalaciones de Riego de la Vega, en la provincia de León, ya que la huelga de transporte ha afectado a las operaciones de la fábrica al limitar la capacidad de carga de productos terminados y el aprovisionamiento de materias primas y auxiliares, como tarros, pallets y diversos materiales de embalaje. Y la industria aceitera española, que genera más de 4.000 millones de euros al año, emplea a 400.000 personas en la llamada “España vacía” y es uno de los pilares de la “Marca España” se encuentra “al borde de un colapso de consecuencias catastróficas en toda la cadena de producción y comercialización del aceite” por la huelga, según denuncia el sector.