Opinión

Verano del 23 en el Banco de España

El Gobierno revisará sus previsiones para este año, lo que significa que las reducirá

Jesús Rivasés

Zelenski, el presidente ucraniano, habló ayer en el Congreso de los Diputados, de la tragedia de su país. Todo queda en segundo plano ante las atrocidades humanas de la guerra de Putin, incluso las consecuencias económicas, que no son ni serán menores. Poco antes de que el antiguo actor-cómico y ahora presidente-héroe hablara a senadores y diputados, Nadia Calviño por una parte, y Ángel Gavilán, nuevo director general de Economía y Estadística del Banco de España, por otra, explicaron –también cada uno a su modo– que la economía española crecerá menos este año, bastante menos.

No hubo coordinación entre ambos, porque los mensajes del Gobierno y del Banco de España, no coinciden, aunque la «vice» sí conocía, al menos desde por la mañana, el borrador del informe de la institución que gobierna Pablo Hernández de Cos y a la que no le tiembla el pulso a la hora de poner números a los tiempos inciertos y complicados que llegan, olvidado ya el sueño de unos «felices años veinte» del siglo XXI.

El Banco de España, en resumen, rebaja la previsión de crecimiento del PIB al 4,5% en 2022, duplica la inflación hasta el 7,5% de media anual –con meses por encima del 10%– y retrasa al verano de 2023 el momento en que la economía española recuperará la situación que tenía en 2019, antes de la pandemia. Todo, además, en medio de «una extraordinaria incertidumbre sobre la intensidad y duración del conflicto –de Ucrania–, que impide una valoración precisa de sus implicaciones», como insistió ayer una y cien veces Ángel Gavilán. Es decir, todo está en duda.

El Banco de España, además, recuerda que «aunque España no presenta una elevada dependencia energética de Rusia, siempre ha sido particularmente vulnerable a shocks en la energía». Es uno de los grandes agujeros negros de la economía española, tan obvio como olvidado por muchos dirigentes. Calviño, obligada a ser optimista y realista, admite que el Gobierno revisará sus previsiones para este año, lo que significa que las reducirá. «Verano del 42» fue una película romántica de éxito en los años 70 del siglo XX. Ahora, el Banco de España, con o sin romanticismo, retrasa el fin de la recuperación al «Verano del 23». Queda lejos, también para Zelenski.