Las subidas de tipos golpean ya de lleno al mercado hipotecario

La firma de préstamos se hunde en julio un 16% respecto a junio y apenas avanza un 2,3% en tasa anual, diez puntos menos que el mes pasado

Las subidas de tipos de interés aprobadas por el Banco Central Europeo (BCE) en julio y septiembre, así como las que están por venir para frenar la inflación, han empezado ya a pasar factura al sector inmobiliario. La estadística de firma de hipotecas de julio arroja ya un frenazo más que evidente. El número de préstamos recogidas por el Instituto Nacional de Estadística (INE) ascendió a 35.918, un 16% menos que en junio. El capital prestado también retrocedió con fuerza respecto al mes anterior, un 16,6%.

Pese a que el total de hipotecas marcó en julio cifra récord en doce años, su ritmo de crecimiento interanual se ha ido también moderando en los últimos meses. De hecho, la subida de julio (+2,3%) es casi diez puntos inferior a la experimentada en junio y la menos pronunciada desde febrero de 2021. En algunas comunidades, las firmas ya han empezado a retroceder. Y en algunos casos como Madrid (16,6%) o Canarias (13%) lo ha hecho de forma más que abultada.

“Los datos de julio muestran claramente la desaceleración del crecimiento prevista por otros indicadores adelantados y que esperamos se confirme en los próximos meses. Los tipos de interés, aunque empiezan a apuntar ligeramente al alza, aún no muestran el incremento real que con seguridad veremos en la segunda mitad del año”, advierte Juan Villén, portavoz de idealista. “El descenso mensual, además de estar condicionado por la temporalidad estival, se debe al cambio de la política monetaria ocurrido en este mismo periodo”, añade María Matos, directora de Estudios y portavoz de Fotocasa. “Aunque no es hasta finales de julio cuando se ejecuta la primera subida de los intereses, las entidades financieras ya se adelantaron y adaptaron sus nuevos planes desde marzo prácticamente”, añade Matos. Un movimiento que ha encarecido los préstamos y ralentizado su concesión.

No obstante, desde Fotocasa creen que lo peor está por llegar. “La reciente subida de tipos de interés por parte del BCE para contener la inflación desbocada que estamos viviendo va a impactar de lleno en el sector inmobiliario y va a hacer que la compra de vivienda mediante hipotecas se frene en nuestro país. De hecho, los elevados datos de los últimos meses seguramente muestran la prisa de los ciudadanos por cerrar sus créditos hipotecarios para intentar sortear el endurecimiento de los requisitos bancarios”, añade Matos.

Hoy mismo, la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas) ha asegurado que el giro en la política monetaria como consecuencia de las presiones inflacionistas provocará una moderación del ciclo alcista de la vivienda en 2023. Sus expertos apuntan que, aunque el mercado sigue expandiéndose, tanto en número de transacciones como en precios pese al frenazo de la actividad económica, no tardará en debilitarse debido a la subida del euribor, aunque descartan un hundimiento.

Hipotecas fijas

Este horizonte de próximas subidas de tipos de interés, con el consiguiente incremento del euribor; así como de encarecimiento de los préstamos ha llevado a los consumidores a apostar claramente por las hipotecas fijas, marcando un nuevo máximo histórico en el 75,4% del total. “En un escenario en que el euribor ha empezado a subir después de seis años en negativo no es de extrañar que la mayoría de las hipotecas se firmen a tipo fijo. Muchas familias prefieren cerrar una hipoteca a tipo fijo que enfrentarse a un posible encarecimiento de la cuota en un futuro”, asegura Matos.

Sin embargo, la portavoz de Fotocasa cree que los de estos meses serán “prácticamente los últimos créditos que se firmen a tipo fijo y se espera que haya un cambio en la tendencia”. Ante la subida sin freno del euribor de los últimos meses, las entidades financieras comenzaron meses atrás a modificar su política de créditos, encareciendo los fijos que ofrecían hasta ahora a buen precio para compensar los niveles negativos del euribor y haciendo más atractivos los préstamos variables. Algunas entidades financieras han optado directamente por eliminar las hipotecas fijas de su oferta.