Sueldo fijo y trabajo estable: estas son las ventajas de ser funcionario

El Gobierno aprobó en mayo la mayor oferta de empleo público de la historia con 44.787 plazas

Un empleado público durante su jornada laboral
Un empleado público durante su jornada laboral FOTO: Gustavo Valiente Europa Press

Son muchos los trabajadores que sueñan con un empleo estable y un sueldo “para toda la vida”, un anhelo que puede convertirse fácilmente en realidad. Así, conseguir una plaza de funcionario supone una gran oportunidad para escapar de la precariedad del mercado laboral de nuestro país, sobre todo este año, dado que el Gobierno aprobó en mayo la mayor oferta de empleo público de la historia con 44.787 plazas para reforzar la Administración General del Estado, comunidades autónomas y ayuntamientos.

España cuenta con más de 3 millones de funcionarios, y para acabar siendo uno más de ellos, será necesario estudiar una oposición. Pese a que este examen puede suponer un gran esfuerzo y muchas horas de estudio, la academia de oposiciones Innova explica que el opositor que supere estas pruebas obtendrá una serie de ventajas que harán que merezca la pena el esfuerzo.

Trabajo estable

Una de las principales razones por las que una persona decide a estudiar una oposición es para escapar de la inestabilidad laboral de la gran mayoría de trabajos.

Por tanto, conseguir un trabajo estable no solo aporta una tranquilidad mental para el funcionario, sino que además este puesto repercutirá en su salud financiera. En este sentido, los funcionarios públicos solo perderán su puesto en muy contadas ocasiones como al perder la nacionalidad, su renuncia, una sanción disciplinaria o incluso una jubilación total, entre otras, tal y como recoge el artículo 63 del Estatuto Básico del Empleado Público.

Beneficio para la sociedad

“El trabajo de los funcionarios beneficia a toda la sociedad”. Aunque en muchas ocasiones se piense que estos puestos no son llamativos ni tienen reconocimiento público, esto no siempre es así, ya que los ciudadanos están “profundamente agradecidos” por el trabajo realizado, tal y como aseguran desde Innova.

Sueldo fijo

El salario de los funcionarios está garantizado, ya que a final de mes siempre se pagará al trabajador de forma puntual. Además estos suelen ser más altos que la media en la empresa privada y en el caso de las mujeres, los sueldos son iguales para cualquier persona que ocupe el mismo puesto independientemente del sexo.

Derechos laborales “muy buenos”

Los empleados públicos tienen una serie de derechos como excedencias, días propios o incluso el derecho a la conciliación, que aparecen recogidos en el Estatuto Básico del Empleado Público.

Horario de trabajo atractivo

El horario de los funcionarios resulta muy atractivo, ya que estos trabajadores podrán tener jornadas continuas de mañana y de menos de 40 horas semanales, ya que suelen ser jornadas intensivas. Al tener este tipo de horario, el funcionario puede tener una mayor conciliación laboral y familiar respecto a los trabajadores de la empresa privada.

Asimismo, aquel funcionario que quiera solicitar una reducción de jornada o una excedencia podrá hacerlo “sin ningún tipo de represalias por parte de la Administración”, tal y como explican desde Innova.

Paga de horas extra

En el caso de que un funcionario tenga que hacer alguna hora extra, este no trabajará gratuitamente, sino que estas deberán ser remuneradas por la Administración.

Promoción interna

Ser empleado público no es sinónimo de tener un trabajo rutinario o estanco, sino que tener una plaza en la Administración Pública permite al funcionario progresar en la escala de grupos y acceder a los procesos de promoción interna. Por tanto, el trabajador podrá ascender y, por consiguiente, el salario también aumentará.

Se valora la antigüedad

El salario de los funcionarios aumentará cada tres años debido a los “trienios”, los cuales dependerán del grupo al que se pertenezca, por lo que la retribución también variará.