BBVA dispara su beneficio hasta los 1.536 millones tras vender CNCB

El BBVA obtuvo un beneficio neto atribuido de 1.536 millones de euros en el primer trimestre del año, el 146,2 % más que los 624 millones ganados un año antes, principalmente por las plusvalías ingresadas por la venta de su participación en el banco chino CNCB.

BBVA presentó ayer sus resultados del primer trimestre de 2015, periodo en el que ganó 1.536 millones de euros. La entidad disparó su beneficio un 146% respecto al mismo trimestre de 2014 como resultado sobre todo de las plusvalías extraordinarias obtenidas por la venta de su participación en el banco chino CNCB. En cualquier caso, sin tener en cuenta las operaciones corporativas, las ganancias de BBVA fueron de 953 millones. Esto supone un incremento de casi el 53% respecto a los 624 millones que el banco ganó hace un año.

Los ingresos crecen un 16%

Los ingresos del banco se elevaron un 16%, hasta los 5.538 millones de euros. La tasa de morosidad se situó, al cierre del pasado mes de marzo, en el 5,6% de los créditos. En marzo de 2014 esta ratio era del 6,6%. Por áreas de negocio, México continúa siendo el principal mercado de la entidad presidida por Francisco González, con una aportación al beneficio del grupo de 524 millones de euros.

La contribución de España a las ganancias ordinarias del grupo se multiplicó por cuatro, pasando de suponer el 3,7% en 2014 al 16,1% actual. Para dentro de dos años BBVA espera que represente el 26% del beneficio. En concreto, el beneficio en España ascendió en el primer trimestre a 194 millones de euros. Sin contabilizar los 154 millones de pérdidas de la unidad inmobiliaria, el beneficio habría sido de 347 millones.

El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, explicó ayer que como consecuencia de la integración con CatalunyaCaixa, la entidad prevé cerrar el 20% de sus oficinas en Cataluña de aquí a 2017, reduciendo en el mismo porcentaje su plantilla en la región. Esto supone que 285 oficinas echarán el cierre y 1.755 personas perderán su puesto de trabajo, informa Ep. El coste de esta reestructuración ascenderá a 450 millones de euros. No obstante, BBVA calcula que la antigua caja catalana aportará 300 millones de euros al beneficio del grupo a partir de 2018.