MENÚ
martes 20 noviembre 2018
05:01
Actualizado
  • 1

El deporte es salud... y dinero

España ocupa la quinta posición en el ranking de países europeos en los que el deporte mueve más dinero

  • La liga española genera alrededor de 3.000 millones de euros, lejos de los 5.000 millones que mueve la Premier League
    La liga española genera alrededor de 3.000 millones de euros, lejos de los 5.000 millones que mueve la Premier League
Madrid.

Tiempo de lectura 8 min.

03 de septiembre de 2018. 11:54h

Comentada
R. S. G..  Madrid. 3/9/2018

El deporte es cuestión de meter goles, encestar canastas, anotar puntos, pedalear, nadar, esprintar, acelerar, saltar, sudar, competir, sufrir y, sobre todo, disfrutar. Pero también puede considerarse un auténtico motor económico. Máxime en España, donde genera un negocio próximo a los 15.000 millones de euros, según datos de la Comisión Europea, representando en torno al 1,4% del PIB.

En este sentido, España ocupa la quinta posición en la tabla clasificatoria de los países europeos en los que el deporte mueve más dinero, sólo por detrás de Alemania, Francia, Reino Unido e Italia. En términos relativos –medido en proporción del PIB de cada país– se situaría en el puesto 12 del ranking, con un peso inferior al 2,1% que, de media, representa el deporte en cada miembro comunitario. De forma paralela, el deporte en España da trabajo a 261.839 personas; es decir, supone el 1,5% del empleo total. En esta misma línea, y según datos del propio Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, el número de empresas cuya principal actividad económica es la deportiva ascendía a principios del año pasado a 34.203. Respecto al gasto vinculado a equipos para el deporte y a servicios recreativos y deportivos, en 2016 escaló hasta los casi 5.000 millones de euros, lo que supuso el 0,9% del gasto total en bienes y servicios. Pero la mayor parte de estas cantidades se obtiene a través de los derechos televisivos, los traspasos, la publicidad, el merchandising, etc.

Además, tal y como revela Jon Murguiondo, asesor fiscal de deportistas profesionales en PKF Attest, el 4,1% de los viajes realizados por los residentes en España en 2017 por ocio, recreo o vacaciones se debieron a motivos deportivos. Concretamente, fueron cuatro millones de desplazamientos, a los que habría que añadir las 1,3 millones de entradas que compraron los turistas internacionales. En conjunto, el gasto total asociado a este tipo de viajes subió durante el ejercicio pasado hasta los casi 1.000 millones de euros para los residentes en España y por encima de los 1.200 millones de euros para los turistas.

Carles Murillo, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Pompeu Fabra, sostiene que el deporte es un verdadero motor de arrastre de la economía. Es más, según un reciente informe que ha realizado junto a otros profesores universitarios, cada euro de producción en el sector del deporte en Cataluña se traduce en 1,47 euros de producción en la economía catalana. Y señala que si la industria del deporte adquiriera todos sus «inputs» en el exterior, el PIB de Cataluña se reduciría un 0,42%.

Deporte rey

Por otra parte, pese a que no haya estudios que recojan con la misma metodología el volumen de negocio de las distintas disciplinas deportivas en España, Murillo asegura que el fútbol es el deporte rey y el que genera un mayor volumen de negocio, aunque también destaca el fenómeno del «running» y el ciclismo. Pues bien, si el fútbol es el deporte que más dinero mueve tanto en España como en la mayoría de los países europeos, el Real Madrid y el Atlético de Madrid son los vigentes campeones de las principales competiciones, como la Champions League y la UEFA. Es decir, la Liga española continúa siendo la de mayor referencia en el Viejo Continente. Actualmente genera 3.000 millones de euros, lejos aún de los 5.000 millones que mueve la Premier League, que podría incrementarse gracias a acuerdos como el que recientemente sellado para la disputa de encuentros ligueros en Estados Unidos.

A nivel mundial, la NFL encabeza el ranking de ligas deportivas generadoras de ingresos. Sin embargo, ningún equipo español cotiza en el mercado, a diferencia de lo que ocurre en otros grandes campeonatos como la Premier League, donde el valor bursátil del Manchester United supera los 3.000 millones de euros y el del Arsenal ronda los 1.800 millones; o la Seria A, en la que la Juventus tiene un valor en el parqué de unos 865 millones de euros y la Roma de en torno a los 375 millones. No obstante, el presidente de la LFP, Javier Tebas, anunció que, en un par de años, la situación podría cambiar, ya que hay varios equipos españoles interesados en salir a Bolsa.

Sea como fuere, hace 35 años debutó en el parqué el primer club europeo y hoy en día existe un índice de clubes que cotizan en bolsa, el Stoxx Europe Football. Murillo explica que la idiosincrasia de los dos grandes clubes españoles en el panorama mundial (Real Madrid y FC Barcelona, todavía clubes de socios, junto a Osasuna de Pamplona y Athletic Club de Bilbao) complica los saltos masivos de clubes de fútbol españoles al parqué. Otro de los factores que frenan estas salidas, detalla Murguiondo, es la exigencia de registrar beneficios durante tres años consecutivos, cuando el saneamiento financiero de los clubes españoles es bastante reciente. «Los socios y aficionados de los clubes españoles que acaben cotizando deberían acostumbrarse a otra clasificación liguera internacional, la de la bolsa, en la que ya no cuentan sólo los resultados deportivos sino las leyes de demanda y oferta, como en cualquier mercado de capitales. Pero, sobre todo, las expectativas de futuro, por encima de los resultados de las últimas jornadas». Por ello, Murillo remarca que «hará falta mucha pedagogía activa».

¿SUELDOS DESORBITADOS?

Futbolistas, tenistas, golfistas... Muchos deportistas se encuentran entre los profesionales mejor pagados del país, y Murillo apunta que los salarios en la alta competición son fruto de la demanda y oferta de trabajo. Los precios de los traspasos y los salarios de dichos deportistas alcanzan, en ocasiones, cifras aparentemente alarmantes. Pero en la medida en que las entidades deportivas deban ser transparentes, «la situación está relativamente controlada». Murillo se refiere, por ejemplo, al control que ejerce ahora mismo la UEFA con los clubes de fútbol profesional aplicando el denominado «fair play financiero». «Si esto mismo, o de forma similar, se hubiera aplicado en nuestro país cuando los deportistas no ganaban tanto dinero, las deudas de los clubes con Hacienda y con la Seguridad Social no habría alcanzado las escandalosas cifras de hace tan solo unos años», señala Murillo, aunque tras la puesta en marcha de un plan de saneamiento la deuda de los clubes con el fisco se ha reducido desde los 750 millones que debían en 2011 hasta los 54 millones que se prevén para 2020.

Al comparar el sueldo de un deportista de élite con el salario medio en España, la diferencia podría parecer desorbitada. Pero Jon Murguiondo expone que «si un club está dispuesto a realizar un desembolso millonario es porque entiende que rentabilizará la inversión. Y es que el hecho de tener una estrella en la plantilla, al margen de asegurarte unos buenos resultados deportivos, puede garantizarte una mayor visibilidad, grandes contratos de patrocinio, giras en otros continentes, etc, con los ingresos que ello conlleva».

Finalmente, pese a los quiebros que han hecho al Ministerio de Hacienda los principales astros del deporte, «los traspasos de jugadores y el impacto fiscal que generan suponen un incremento considerable de los ingresos fiscales de un país», apostilla Murguiondo.En este sentido, Hacienda recaudará este año 1.227 millones de euros del fútbol, lo que respalda eso que dijo –entre otros– el ex jugador argentino Jorge Valdano, en torno «a que el fútbol es lo más importante entre las cosas menos importantes».

Últimas noticias