Actualidad

La leve rectificación de Italia alivia las bolsas europeas

Los grandes asuntos en Italia siempre se negocian en torno a una mesa. Y así fue cómo empezó el deshielo entre el Gobierno del país transalpino y la Comisión Europea (CE), aunque la cena tuviera lugar en un ambiente tan frío como la sede del organismo comunitario. Tras ese encuentro del pasado sábado, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, y el presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, se dedicaron bonitas palabras, llenas de esperanza en el diálogo. Pero el embrollo lo terminó de desengrasar el vicepresidente Matteo Salvini, quien dijo el día después que «nadie se va a aferrar a los decimales», cuando hasta ese momento había reiterado que la previsión de déficit del 2,4% no se tocaba. Este ligero cambio en el discurso fue suficiente para que los mercados lo acogieran con euforia. La bolsa italiana encabezó ayer las ganancias generalizadas en Europa, con un alza del 2,8%. Mientras, la prima de riesgo cayó cerca de 20 puntos, hasta los 290 enteros.

Conte fue ayer el encargado de poner valor a esos decimales que mencionaba Salvini. «Pasar del 2,4% al 2,2% significa hablar de 3.600 millones de euros», dijo en un encuentro ante empresarios en Milán. Esa es la reducción del gasto que se plantea en estos momentos y que se puso ayer sobre la mesa en una nueva cumbre entre el primer ministro y sus vicepresidentes. El recorte podría llegar de dos de las medidas estrellas presentadas por el Gobierno, el subsidio al desempleo planteado por el Movimiento 5 Estrellas; y la reforma de las pensiones, que incluye la rebaja de la edad de jubilación, en el que coinciden este partido y la Liga.

No se trataría de rectificar estas políticas, sino de comenzar a aplicarlas más tarde para reducir su impacto en las cuentas del año próximo. Otra de las hipótesis es desviar parte de las partidas presupuestarias a una mayor inversión pública con la que consolidar la previsión de crecimiento del 1,5%, que sirve como argumento principal para la acción expansiva del Gobierno. Pese a que lo pactado con el anterior Ejecutivo socialdemócrata era una reducción drástica del déficit al 0,8%, estas previsiones quedaron muy desfasadas, por lo que la CE podría aceptar una cifra cercana al 2%. En cualquier caso, la respuesta que llegó ayer desde Bruselas fue que aguardan a los hechos para evaluar el cambio de rumbo italiano.

Más sensibles al territorio de los rumores, en los parqués no hubo que esperar. Los bancos encabezaron la subida de la bolsa de Milán, en su jornada más positiva de las últimas tres semanas. El sector de las telecomunicaciones y la industria también acompañaron la tendencia positiva, que encontró eco en el resto del continente. Ayer, a última hora, Salvini aclaró que «éste podría ser el mejor modo para conseguir la luz verde a los presupuestos». Aún queda su aprobación en el Parlamento y un posterior juicio desde Bruselas.