Lagarde: «la incertidumbre sobre la deuda no ayuda a Estados Unidos»

dos Unidos perjudica al país y desestabiliza los mercados.

"Ciertamente no está ayudando a la economía de EE.UU. tener esta incertidumbre y esta forma de tratar los asuntos fiscales y de deuda", afirmó hoy Lagarde en rueda de prensa en el marco de la asamblea anual conjunta del organismo y el Banco Mundial, en Washington.

La responsable del FMI volvió a alertar, en línea con lo señalado durante los últimos días, de las consecuencias "muy negativas"a nivel global si Washington no eleva el tope de la deuda federal, ahora situada en 16,7 billones de dólares, que se alcanzará el día 17, asunto que tratan de negociar en el Congreso demócratas y republicanos, así como la paralización parcial de la Administración federal por falta de fondos.

La repercusión en otros países, dijo, se produciría a través de canales como el comercio y los mercados financieros.

Similares advertencias lanzó el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, quien apuntó que en 2011, cuando Washington mantuvo la incertidumbre sobre el techo de la deuda hasta el último minuto, los mercados emergentes sufrieron las consecuencias.

"Revisamos recientemente lo que ocurrió en los países desarrollados después de que en agosto de 2011 evitase la suspensión en último minuto", dijo hoy Kim en rueda de prensa.

"Y lo que descubrimos fue que en los países desarrollados el coste de los préstamos y los diferenciales de los bonos aumentaron 75 puntos básicos y además los elevados diferenciales de los bonos se mantuvieron durante meses", destacó.

Añadió, además, que los mercados bursátiles de los países desarrollados cayeron un 15 %, una reducción que se mantuvo.

"O sea que lo que sabemos es que incluso si (EE.UU.) evita pero casi alcanza la suspensión de pagos habrá un impacto real en los países en desarrollo", destacó.

Recordó, además, que el 50 % de las exportaciones de Estados Unidos se dirigen a los países emergentes, por lo que, dijo, "esperamos que por muchos, muchos motivos, los legisladores aquí (en EEUU) actúen con celeridad y resuelvan la crisis".

Por su parte, Lagarde destacó que la recuperación económica global en marcha es "lenta y desequilibrada", y aseguró que estamos en un período "de transición"en el que las economías avanzadas ganan impulso y las emergentes se desinflan.

El Fondo prevé que la economía global crezca un 2,9 % este año, tres décimas menos de lo previsto en julio. En 2014, la locomotora económica global avanzará a un ritmo del 3,6 %, dos décimas menos de lo anticipado en julio, según el Fondo..