Política

Los examinadores de Tráfico vuelven a la huelga

Inician una huelga que se extenderá hasta el día 21 después de que no se haya reflejado en la nómina de noviembre el incremento retributivo que se acordó en su día.

Centro de Exámenes de tráfico
Centro de Exámenes de tráfico

Inician mañana un huelga que se extenderá hasta el día 21 después de que no se haya reflejado en la nómina de noviembre el incremento retributivo que se acordó en su día y que está recogido en la Ley de Presupuestos Generales del Estado para 2018.

A partir de hoy no habrá exámenes en el Centro de la Dirección General de Tráfico de Móstoles hasta nueva orden. Los examinadores de tráfico confirmaron ayer que, tras fracasar las negociaciones de última hora, comienzan hoy una huelga que se prolongará hasta el 21 de diciembre. Según adelanta Hilario López, miembro del comité de huelga en el centro de Móstoles, «con un seguimiento de en torno al 60% de los 76 examinadores de la capital, se dejarán de hacer unos 450 exámenes cada día de paros». No hay servicios mínimos marcados, de momento, ya que en los últimos paros se impusieron sin ser negociados y, además, sacarse el carné de conducir no es un «servicio esencial».

La protesta de los examinadores viene motivada porque no se les ha aplicado aún en sus nóminas el complemento específico de 250 euros en 14 pagas que se acordó con todos los grupos parlamentarios, salvo el PP, y que luego se votó por unanimidad en los Presupuestos Generales del Estado de 2018. Precisamente este acuerdo puso fin a seis meses de huelga que, en 2017, provocaron que se cancelasen 220.764 exámenes en toda España, siendo Madrid una de las regiones más afectadas con 14.506 pruebas no realizadas, sólo por detrás de Barcelona, donde se dejaron de hacer 22.884 exámenes.

Además, la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra), ha convocado una manifestación que comenzará hoy a mediodía en el Paseo de la Castellana a la altura de Colón y finalizará en la Dirección General de Costes de Personal y Pensiones Públicas, en la avenida del General Perón 38. Desde Asextra se culpa a este departamento, que depende de la Secretaría de Estado de Presupuestos y Gastos, de no trasladar a las nóminas de los examinadores el complemento, con los retrasos correspondientes, de una partida ya aprobada.

Según explicaron a Ep fuentes de la DGT es la Comisión Ejecutiva de la Comisión Interministerial de Retribuciones la que tiene «bloqueado» ese aumento a las nóminas de los examinadores comprometido en los Presupuestos. «El ciudadano de a pie se ha dado cuenta que esto es una cabezonería. No entendemos nada», señala Joaquín Jiménez, presidente de Asextra, que asegura que esta huelga no va a ser como la anterior, que se convirtió en una de las más largas de la democracia.

Desde el Centro de Exámenes de Móstoles detallan que las reivindicaciones de los examinadores se remontan a una década, no sólo por el complemento, sino también por la carga de trabajo, la peligrosidad y por las agresiones que venían sufriendo por parte de algunos alumnos suspensos. «Después de todo este tiempo tan sólo hemos logrado que los resultados de los exámenes se comuniquen posteriormente para evitar las agresiones porque este complemento venía a suplir la peligrosidad del trabajo y aún estamos esperando a cobrarlo, cuando la Guardia Civil, que también lo ha reclamado sí lo ha recibido», cuenta Hilario López, que aún está en rehabilitación por el último accidente que sufrió durante una prueba con un alumno poco preparado.

Y es que los examinadores pasan en torno a seis horas diarias en los vehículos, puesto que tienen que realizar obligatoriamente 13 exámenes de circulación por jornada. «Entre que sube uno y otro alumno y el tiempo de descanso, más los exámenes de circuito que hay que realizar, llegamos a los de circulación con tiempos imposibles de cumplir», asegura López, que añade que esto supone que desde la Dirección General de Tráfico ya calculan que va a haber alumnos suspensos a diario. «Cada prueba dura 25 minutos y partimos sin tiempo para que aprueben todos», apunta.

Hay que tener en cuenta que se programan, en el caso de las maniobras para el carné de moto, entre 80 y 140 pruebas cada día, pero el tiempo de realización depende de muchos factores como el número de motos o chaquetas que traiga cada autoescuela. «Si sólo traen una moto y unas protecciones tenemos que esperar entre uno y otro a que se cambien y se nos echa el tiempo encima», señala. Con todo, estos retrasos se podrían superar con la habilitación de una segunda pista de pruebas pero entra entonces el problema de la falta de personal.

Es por ello que junto a la reivindicación de realizar 12 exámenes de circulación en lugar de 13 por jornada, también reclaman que se incremente la plantilla. «Hemos llegado a estar una decena de examinadores de baja, sin que se suplan, lo que también supone la cancelación de pruebas», añade Hilario, que recuerda que la reducción de una prueba por jornada se aprobó después de la huelga de 2015 aunque tampoco lo han ejecutado.