MENÚ
lunes 19 noviembre 2018
03:11
Actualizado
  • 1

«Nadie, aparte de los políticos, dijo que emprender fuera fácil»

Entrevista con Sébastien Chartier, fundador del salón MiEmpresa

  • «Nadie, aparte de los políticos, dijo que emprender fuera fácil»

Tiempo de lectura 4 min.

12 de febrero de 2015. 18:02h

Comentada
12/2/2015

Se lanzó a la piscina hace seis años con dos ideas claras: ayudar a todos aquellos que se atrevían a arriesgar por su cuenta, e intentar que las pymes que ya existían sobreviviesen a la crisis. Las sucesivas ediciones le han dado la razón y han colocado el Salón como uno de los puntos de referencia de autónomos y emprendedores. De Sébastien Chartier se podría decir que es un visionario después de que en plena crisis identificara esta oportunidad, y no sólo para él; una semilla que plantó hace seis años y que a día de hoy se ha convertido en un gran árbol bajo el que se cobijan autónomos y pymes

– Empecemos por el principio de todo: tengo un proyecto en la cabeza, ¿qué debo hacer y cómo tengo que moverme en el Salón?

– Aconsejaría que el «tour» empezase por el Salón MiEmpresa por las conferencias que tendrán lugar en la sala «Creación de empresas» y la sala principal bautizada como «Rumbo al triunfo», donde se podrán encontrar ejemplos concretos de aquellos que se equivocaron al crear su compañía como novatos, algo inevitable. Según sus disposiciones, también será interesante que estos futuros emprendedores hagan una ruta por la zona de exposición.

– Y en el lado contrario, ¿qué papel juegan las empresas ya consolidadas en MiEmpresa?

– Se centran en acudir a conferencias y servicios que les ayuden a sobrevivir y mejorar; en definitiva, a poner «rumbo al triunfo». A través de las 10 salas temáticas que alberga el Salón, podrán inspirarse con los debates, conocer las claves para innovar, aprender a negociar con grupos de mayor tamaño, informarse de las últimas tecnologías, formar un buen equipo, fomentar su reputación o conocer aquellas ventajas existentes más allá de nuestras fronteras.

– ¿Cómo hay que planificarse?

– Consultar nuestras agenda online es muy útil para identificar aquellos contenidos que no se quieran perder por nada del mundo y tener la oportunidad de filtrar entre un extenso número ponencias. Asimismo, esta agenda permite concertar citas con los expositores para tener todo cerrado de antemano y así lograr que la visita sea muy productiva. – Hablando con gente que va a acudir a MiEmpresa destacan que aquí «se va al grano». ¿Es uno de los secretos que haya un público tan concreto y segmentado?

–Intentamos que las conferencias, los testimonios, los talleres... sean lo más concretos posible y seleccionar de la mejor manera a los 250 ponentes que colaboran en el evento. Dicho esto, nuestro público está, al contrario, muy diversificado, dado que vienen jóvenes con ideas, emprendedores, especialistas, directivos de empresas, grandes empresarios... y, por tanto, intentamos satisfacer a todos. Tenemos contenidos muy generales, para inspirar o motivar, como testimonios, debates y también otras temáticas muy concretas, muy de nicho, o dirigidas a un colectivo en concreto. Creo que este «melting pot» es lo que justamente hace interesante el Salón. Hay para todos los gustos y los visitantes pueden venir para un par de horas o para hacer un máster condensado en dos días según sus necesidades.

– ¿Qué novedades se presentan este año respecto a los cinco anteriores?

–En esta sexta edición, el Salón estará mucho más enfocado al asesoramiento de emprendedores, pymes y autónomos. Los asistentes tendrán un punto de Información al visitante, de manera que podamos guiarles en su visita, haciéndola mucho más productiva, además de los diferentes puntos de asesoramiento especializado por temáticas dentro de la zona de exposición. Nos hemos planteado crecer tanto en contenidos valiosos para los profesionales asistentes, como en el aumento de la visibilidad de perfiles emprendedores, por lo que hemos creado una nueva sala de conferencias llamada «Y a ti, ¿cómo te fue?». Aquí, el público podrá escuchar experiencias en primera persona a través de entrevistas en directo que mostrarán perfiles muy diversos que se han decidido a emprender.

–Sólo un 20% de las pymes sobrevive a sus primeros cinco años. ¿Culpa del mercado o de la poca creatividad a la hora de emprender?

– Al final, esta cifra está bastante generalizada en muchos países, por lo que no creo que el mercado, o mejor dicho, nuestro ecosistema empresarial, tenga mucho que ver. Creo que estas estadísticas forman parte del proceso del emprendimiento. Hay millones de razones para explicar estos fracasos: mala idea de negocio, proyecciones demasiado optimistas, falta de financiación o desmotivación, entre otras. Nadie, aparte de nuestros políticos, dijo que emprender fuera fácil. Es un camino largo, donde algunos aciertan y otros tropiezan. Lo importante consiste en pasarlo bien y volver siempre a levantarse.

– En 2014 creció el número de nuevas pymes, ¿signo de recuperación de la crisis o de que nos estamos quitando el miedo a emprender?

– Lo bueno de la crisis, y lo malo a la vez, es que mucha gente contempla el trabajo por cuenta propias como una opción seria al paro. Es decir, muchos lo han hecho más por necesidad que por vocación. Más allá de las cifras, antes de la crisis se crearon entre 120.000 y 130.000 empresas anualmente, por lo que no creo que existiese un miedo a lanzarse a emprender.

– ¿Son las franquicias una buena vía de incorporación al mundo empresarial?

– Desde luego que sí. Este sistema comercial es uno de los modelos más elegidos para emprender.

Últimas noticias