Villar Mir cede el mando de OHL

Tras 29 años al frente de la constructora, dejará su presidencia en favor de su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes

El presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, durante la rueda de prensa previa a la Junta General de Accionistas de la empresa
El presidente de la constructora OHL, Juan Miguel Villar Mir, durante la rueda de prensa previa a la Junta General de Accionistas de la empresa

El presidente de OHL, Juan Miguel Villar-Mir, avisa de que Podemos sería «un verdadero desastre para la economía».

Juan-Miguel Villar Mir cede el timón de OHL tras 29 años al frente de la nave. El todavía presidente de la empresa de construcción, concesiones y servicios anunció ayer que dejará en los próximos días el cargo en favor de su hijo Juan Villar-Mir de Fuentes, ahora vicepresidente de la firma. Villar-Mir realizó el anuncio en un desayuno con la Prensa previo a la junta de accionistas que celebró OHL y lo comunicó después a todos sus accionistas.

Villar Mir, que tiene 84 años y se jactó de trabajar doce horas diarias, aseguró sentirse en plena forma y con fuerzas para seguir adelante con su responsabilidad en la constructora. Sin embargo, ahora que se avecina un cambio de Gobierno en España ante la imposibilidad de una mayoría absoluta el próximo domingo, considera que es «el momento adecuado para iniciar una nueva etapa en OHL» con su hijo Juan Villar-Mir al frente. «Está preparado para ser un magnífico sucesor», remachó.

Junto a la presidencia de OHL, Villar Mir abandonará también su consejo, aunque permanecerá como presidente del Grupo Villar Mir, principal accionista de la constructora, con el 58% de su capital. El empresario aseguró que su familia seguirá teniendo el control de OHL, pues no piensa rebajar por debajo del 50% su paquete accionarial.

Estado de la compañía

El nuevo presidente recibirá en herencia una compañía que parece empezar a asomar la cabeza tras una temporada delicada. Presente en 30 países y con 30.000 trabajadores, a nivel reputacional, la crisis de su filial mexicana, acusada por Infraiber de presuntas irregularidades contables, parece estar encauzada. Villar Mir recordó ayer que tanto el regulador bursátil español como el mexicano han asegurado que su contabilidad es correcta, un extremo confirmado a su vez por las cuatro principales auditoras mundiales –Deloitte, PwC, EY y KPMG–.

Su negocio también se ha visto afectado hasta el punto de que la cotización de su acción ha caído a mínimos históricos, propiciando su reciente abandono del Ibex 35, el selectivo español.

Estos dos asuntos, así como el de recuperar el «investment grade», la nota que las agencias de calificación de riesgo conceden a las empresas solventes, serán algunas de las prioridades del nuevo presidente de la compañía. Ante estos desafíos, Juan Villar-Mir de Fuentes comprometió ante los accionistas todo su «esfuerzo, compromiso y ganas de trabajar por OHL. Todo ello, junto con el gran equipo de profesionales de la compañía, que es el mejor del sector, permitirá el reconocimiento del mercado y que la acción de la empresa se recupere».

Con la marcha de Villar Mir, el proceso de relevo generacional iniciado en algunas de las principales firmas del país sigue su curso. El último había sido el de César Alierta el frente de Telefónica. También hubo cambios en Banco Santander y El Corte Inglés, aunque éstos obligados por el fallecimiento de sus respectivos presidentes.

El nuevo ciclo político que Villar Mir prevé para España y que ha motivado en parte su marcha preocupa, y mucho, al empresario. El presidente de OHL dijo que si Podemos gobernase en España, sería «un verdadero desastre para la economía. El dinero nos costaría varias veces lo que nos cuesta ahora y tendríamos situaciones alineadas con lo que ha ocurrido en Grecia y Venezuela».

PP y PSOE

Villar Mir aseguró que España tiene «un buen nivel de bienestar, pero necesita seguir creciendo. Y eso sólo se puede lograr con un pacto entre PP y PSOE, en el que cabría Ciudadanos». Podemos, añadió el veterano dirigente, «es un partido de ideología marxista-leninista condenado a fracasar en España, con un 10 o un 15% de los votos. Yo me alegro de que exista, pero como oposición», remachó, al tiempo que afirmó que el comunismo «ha fracasado en todo el mundo».

A su modo de ver, si el más que improbable pacto PP-PSOE se materializase, el nuevo tándem tendría muchas tareas pendientes que abordar. Empezando, dijo, por pactar una nueva Ley de Educación pensando en el largo plazo, o por reformar la Ley Electoral y la Constitución para aclarar la relación Estado-autonomías.

Piqué, en la puerta de salida

El relevo en la cúpula de OHL parece que será total. A la marcha de Juan Miguel Villar-Mir como presidente se sumará la más que probable de su consejero delegado, Josep Piqué. Aunque Villar-Mir manifestó que la continuidad de su consejero delegado es «un tema que debo reflexionar y que debe ser sometido al consejo», fuentes cercanas a Piqué citadas por Efe aseguraron que la marcha está pactada y se hará en breve después de que el ex político haya logrado profesionalizar la gestión de la empresa.