El voto decisivo para frenar a Mas: hombre barcelonés mayor de 45

Perfil del votante que hoy acudirá a las urnas en Cataluña. Los partidos unionistas concentran sus votos en grandes ciudades y los soberanistas, en pequeños municipios. Por provincias, Juntos por el Sí se hace fuerte en Gerona y Lérida y el frente constitucionalista triunfa en la capital

Perfil del votante que hoy acudirá a las urnas en Cataluña. Los partidos unionistas concentran sus votos en grandes ciudades y los soberanistas, en pequeños municipios. Por provincias, Juntos por el Sí se hace fuerte en Gerona y Lérida y el frente constitucionalista triunfa en la capital

Las elecciones autonómicas que tendrán lugar hoy en Cataluña han adquirido unos tintes decisivos en lo que a movilización se refiere, pues –si atendemos a lo ajustado de los resultados que vaticinan las encuestas– el electorado que las fuerzas constitucionalistas logren arrebatar de la abstención o la indecisión será fundamental para frenar la deriva independentista de Artur Mas. El cariz plebiscitario que el presidente de la Generalitat ha impuesto a estos comicios hace que la mayoría silenciosa que no comulga con el pensamiento único sea imprescindible para evitar la ruptura de Cataluña con España. En concreto, según el último estudio de NC Report para LA RAZÓN, existe un perfil específico del «votante tipo» capaz de contener la quimera soberanista: hombre, mayor de 45 años y residente en Barcelona.

Hoy están llamados a las urnas 5.510.798 catalanes, 96.948 más que en las últimas elecciones. Si tenemos en cuenta que en la pseudoconsulta del 9-N, que se produjo hace menos de un año, 1.861.753 ciudadanos votaron a favor de la independencia, éstos sólo supondrían un 33,78% del censo actual. Ahora, según el último barómetro del CIS, un 38,1% de los catalanes apoyaría a Juntos por el Sí en las elecciones. El principal nicho de votantes soberanistas se ubica en los pequeños municipios, pues un 26,1% de su electorado reside en ciudades de menos de 10.000 habitantes. En estas localizaciones, el bloque constitucionalista sólo obtiene el apoyo del 11,2% de los que reconocen que les votarán, mientras que se impone sobre los separatistas en las grandes urbes. PP, PSC, Ciudadanos y UDC concentran el 42,3% de sus votantes en los municipios de entre 10.001 y 100.000 habitantes, por el 39,7% que registran Juntos por el Sí y la CUP. La distancia se incrementa si damos el salto a las ciudades de más de 100.000 habitantes, donde el bloque constitucionalista suma el 46,5%, por el 34,2% del soberanista. Esto es, a mayor volumen poblacional mayor afinidad hacia los postulados unionistas.

La distribución por segmentos generacionales es un fiel reflejo de lo ajustado de los resultados que arrojan las encuestas. La fractura que ha experimentado la sociedad catalana durante «el proceso» es tan evidente que apenas existen diferencias entre ambos bloques en los distintos sectores de edad. Entre los más jóvenes se impone por la mínima –cinco décimas– el sentir independentista, un patrón que se reproduce también entre los votantes de entre 30 y 44 años, donde vencen por cuatro décimas, y entre los mayores de 65 años, donde consiguen arañar seis décimas de distancia. La mayor diferencia se registra en los ciudadanos de entre 45 y 64 años, donde además prevalece el perfil constitucionalista. En este segmento los unionistas se imponen en un punto y medio sobre los independentistas.

Por géneros se produce un curioso fenómeno, pues cuantitativamente los porcentajes son semejantes aunque no lo sean cualitativamente, ya que la mayoría de los independentistas son mujeres –50,9%– frente al 49,1% de los hombres. En el ámbito constitucionista, por el contrario, se imponen los hombres: son un 51,2%, frente al 48,8% que representan las mujeres.

Donde sí se registran grandes diferencias es en el voto por provincias. En las circunscripciones con más población rural, como Gerona y Lérida, es donde se hace fuerte el voto independentista. Estos datos coinciden con los arrojados por el último barómetro del CIS, que le otorgaba a la lista de Juntos por el Sí una estimación de voto válido por encima del 52% en ambas provincias. Según NC Report, los soberanistas obtienen el 12,2% en Gerona y el 7,3% en Lérida, del total de su voto. Mientras que los partidos constitucionalistas sólo recaban un 7,6% en Gerona y un 4,2% en Lérida, del total de su voto.

Barcelona es la provincia más desarrollada y con mayor porcentaje de población urbana, en ella se concentra el 78,7% del total del voto de PP, PSC, Ciudadanos y UDC, mientras que Juntos por el Sí y la CUP sólo consiguen un 70,5% del total de su electorado. Es decir, que esta provincia es el principal feudo del bloque constitucionalista, el único en el que logran imponerse a los soberanistas dentro de Cataluña. Más igualados se encuentran en la circunscripción de Tarragona, donde se concentra el 9,5% del total del voto constitucionalista frente al 10% del voto independentista. Esta distribución del voto por provincias pone de manifiesto que a mayor desarrollo urbano y poblacional la independencia pierde fuerza en favor de la opción unionista, mientras que Juntos por el Sí gana terreno en las ciudades menos pobladas y más rurales, donde ubica su principal nicho de votantes.

La movilización de los partidarios del bloque constitucionalista será clave en la jornada de hoy para lograr que la lista unitaria de Artur Mas y Oriol Junqueras no alcance la mayoría absoluta, plataforma imprescindible desde la que impulsar su declaración unilateral de independencia. Con esta vocación acuden a las urnas, aunque sobre ellos también se cierne la incertidumbre de si finalmente lograrán aunar esfuerzos y forjar una verdadera entente unionista. El PP ya mostró su disposición, pero PSC y Ciudadanos no parecen estar dispuestos hasta que se escruten los votos.