Sin palabras

Faltan palabras para describir tanto despropósito. Por si fuera poco, ahora vivimos el episodio de la embajada de México en Bolivia, que exige una respuesta clara y urgente del Gobierno.

Nuevo cartel electoral del PSOE
Emilio NaranjoEFE

Cerramos un 2019 en el que el Gobierno ha estado en funciones casi todo el año, la actividad legislativa ordinaria ha sido nula, hemos celebrado dos elecciones generales, y se negocia en absoluto secreto con ERC un apoyo que se cobra a precio de oro jirones del Estado y de la dignidad nacional. Lo de la Abogacía del Estado culmina el año, por ahora.

Faltan palabras para describir tanto despropósito. Por si fuera poco, ahora vivimos el episodio de la embajada de México en Bolivia, que exige una respuesta clara y urgente del Gobierno. ¿Recuerdan que se calificaba al ejecutivo actual como «el Gobierno bonito»? Pues no sé cómo denominar este de coalición con Podemos, pactado con ERC, PNV y otros, pero en Iberoamérica –donde conocen bien a los socios de Sánchez– ya ha quedado bien definido.

«La transparencia y la lucha contra la corrupción» eran objetivos de Sánchez y sus aliados del bloque de la moción para «regenerar la democracia». Juzguen el concepto que tienen de «transparencia democrática»: ¿Alguien conoce el acuerdo alcanzado con ERC…? Y hasta ayer tarde no se hizo público el firmado con Podemos hace mes y medio.

Por cierto, supongo que lo sucedido en Bolivia, y que Garzón forme parte del equipo jurídico de Evo Morales, será una mera coincidencia «regeneradora y democrática». El presidente en funciones no comparece para hacer el tradicional balance del año. Más «regeneración y transparencia democráticas».

Feliz año nuevo.