Al descubierto un sistema para introducir menores marroquíes en Melilla

Un juez ordena la devolución en frontera de dos MENAS que su madre había dejado en la Ciudad Autónoma

Menores no acompañados en la Plaza de las Culturas de Melilla.
Menores no acompañados en la Plaza de las Culturas de Melilla.

La Guardia Civil ha puesto al descubierto un sistema utilizado para introducir menores marroquíes en Melilla y que sean acogidos en el Fuerte Purísima, un centro para poco más de 300 plazas en la que ya hay unos 800 menores.

Según han informado a LA RAZÓN fuentes solventes, el sistema consistía en la entrada de los menores acompañados, normalmente de la madre, utilizando el pasaporte familiar.

Las entradas se realizaban en especial los fines de semana y y, según ha quedado acreditado en un caso que ya ha sido judicializado, la madre dejó a dos de sus hijos en un lugar de la ciudad autónoma, con unas instrucciones concretas.

Debían esperar una o dos horas antes de dirigirse a La Purísima, tiempo suficiente para que ella pudiera volver a territorio marroquí.

Días después, cuando ya estaban alojados en el centro, la madre entraba de nuevo en Melilla para, en un parque público, evitando en todo momento ser detectada por las Fuerzas de Seguridad, visitar a sus hijos y llevarles comida, ropas y regalos.

Tras una serie de investigaciones, en las que han sido utilizados diversos medios técnicos, la Guardia Civil reunió las suficientes evidencias para ponerlas en conocimiento de un juez de Melilla que, a la vista de los hechos, decretó el rechazo en frontera de los menores para que fueran entregados a sus padres en Marruecos.

Los agentes de la Benemérita tienen conocimiento de otros casos en que los menores han entrado en la Ciudad Autónoma mediante el mismo sistema y continúan las pesquisas para, una vez finalizadas, ponerlas en conocimiento de la autoridad judicial.

Según distintos medios, la llegada de menores extranjeros no acompañados (MENA) a Melilla continúa de forma permanente hasta el punto de que el centro de acogida de Purísima ha superado ya la barrera de los 800 residentes, cuando su capacidad es de poco más de 300; ha sido necesario habilitar como dormitorio uno de los comedores del recinto.

De momento, el Gobierno de la Ciudad Autónoma ha prorrogado durante un año el contrato a la empresa que gestiona este centro, a la espera de articular medidas que puedan dar solución a este problema, entre ellos el traslado de menores a centros de la península. La dieta, los gastos, por cada menor son de 13,5 euros al día.

Por otra parte, han llamado la atención las declaraciones desde sectores políticos en el sentido de que no se van a producir en el futuro “devoluciones en caliente” (rechazo en frontera). A este respecto, las fuentes consultadas subrayan que, en función de la legislación vigente, los acuerdos con Marruecos y la reciente sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, los inmigrantes que no logren superar los controles de las Fuerzass de Seguridad serán devueltos al país vecino a la mayor brevedad.

La Asociación Pro Guardia Civil (APROGC) tuiteó esta mañana al vicepresidente Pablo Iglesias que “le recordamos que los guardias civiles nunca han realizado “devoluciones en caliente”, son rechazos en frontera que se aplican en todos los países democráticos de nuestro entorno y así lo establece el TDHE. 17 magistrados del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, reconocen que España no viola ninguna Convención al rechazar a los inmigrantes que intentan cruzar violentamente las vallas de Ceuta y de Melilla. ¿Sabe @PabloIglesias más que ellos?”.

Sectores de la Benemérita no ocultan su malestar por el constante ataque que sufren desde determinados ámbitos políticos. Recuerdan que el actual ministro de Consumo, Alberto Garzón, se disculpó por carta tras unas declaraciones realizadas cuando era diputado de Izquierda Unida, en las que habría llamado asesinos a los agentes, extremo que negó el parlamentario.