Coronavirus

Un CIS en tiempo récord al rescate de Sánchez

Tezanos redujo en un 50% los plazos del barómetro: se publicó sólo ocho días después de terminar las encuestas, cuando el tiempo medio para estos estudios supera los 16 días tras el trabajo de campo

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, durante un desayuno informativo
El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, durante un desayuno informativo FOTO: Emilio Naranjo EFE

El presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas, José Félix Tezanos, negó ayer que el barómetro publicado esta semana en torno al coronavirus se haya realizado para apuntalar las decisiones del Ejecutivo de Pedro Sánchez: «No es una labor que ha hecho el Gobierno, la hecho el CIS. No ha habido ninguna intencionalidad política y querer verlo es exagerado». Desmentida por el propio Tezanos la intencionalidad política de este barómetro, lo cierto es que los plazos con los que se ha alumbrado el mismo apuntan a una cierta premura. De hecho, entre el trabajo de campo –realizado del 30 de marzo al 7 de abril–, hasta la publicación de los resultados apenas transcurrieron ocho días. En el caso de barómetros similares –de en torno a las 3.000 encuestas– publicados en los últimos meses, el tiempo transcurrido entre las entrevistas y la publicación de los datos fue del doble: el CIS de marzo fue publicado 12 días después; el de febrero, 16 días después del fin del trabajo de campo; el de enero acumuló 17 días de trabajo posterior; y el de noviembre, hasta 19 días. Esas cifras arrojan una media de 16 días entre el fin del trabajo de campo y la difusión de los resultados, dato que insiste en la urgencia con el que el organismo dependiente del Ministerio de Presidencia afrontó este estudio demoscópico.

Al margen de negar la injerencia de Moncloa, Tezanos justificó, en una entrevista en el programa Más de Uno de Carlos Alsina, en Onda Cero, la inclusión en este barómetro de una polémica pregunta en torno a la necesidad de «restringir y controlar» la información relativa a la pandemia y canalizarla a través de una única fuente oficial: «He supervisado esa pregunta y tiene mi apoyo; la responsabilidad es mía».

La pregunta en cuestión planteaba si «habría que prohibir la difusión de bulos e informaciones engañosas y poco fundamentadas por las redes y los medios de comunicación social, remitiendo toda la información sobre la pandemia a fuentes oficiales». La mayoría de los encuestados, un 66%, se mostraba a favor de «controlar» la información. Según Tezanos, no se propuso en ningún momento que exista censura: «En la pregunta no se está planteando, que también alguien lo podía plantear, si se va a hacer censura. No se habla de eso, se habla sobre cómo debe abordarse la información sobre el coronavirus. Y hay dos opciones: o que hay intentar controlar los bulos y las informaciones fantásticas de gente que propone cosas disparatadas y que enturbia la gestión clínica de esta pandemia o, bien, hay que mantener la libertad en todo». Reconoció que, de haber tenido él mismo que contestar a esta pregunta, su respuesta hubiera sido que «hay que mantener la libertad», por que «es muy difícil lo otro». A juicio de Tezanos, debe tenerse en cuenta «que el 66% de los ciudadanos digan que hay que establecer algún tipo de coordinación, no se habla de censura, y que, sobre el coronavirus, haya una única fuente de información pues sería algo propio de una disciplina social». En todo caso, pidió a los ciudadanos «que se lean con tranquilidad» el barómetro y subrayó que «el CIS lo que no puede hacer en momentos como éste es tener ninguna censura respecto a lo que se puede o no preguntar».

En su encendida defensa de esta pregunta, Tezanos también aseguró que «en un momento de gravedad, se podría decir que sobre esto tienen que informar los expertos los que saben, con todas las preguntas y toda la transparencia». Al ser preguntado por qué incluyó esta pregunta y no otra sobre si se debería haber desaconsejado acudir a manifestaciones a principios de marzo, Tezanos lo rechazó de plano porque esa tesis, según su análisis, «es una falacia».