Un Congreso cada vez más crítico carga contra Sánchez y enfría la prórroga del estado de alarma

Rufián advierte al Gobierno de que debe decidir si dialogar con sus socios o "entenderse con “Torquemada Abascal y sus colegas”

La fotografía que deja la sesión de control al Gobierno es la de unos socios y una oposición cada vez más críticos contra Pedro Sánchez. Los votos que hace tan solo cuatro meses le convirtieron en presidente del Ejecutivo hoy se revuelven contra su gestión en la crisis del coronavirus y exigen un cambio de estrategia y un consenso mayoritaria para afrontar la pandemia. Una reclamación que ha unido al bloque de la derecha y de la izquierda en la petición de más transparencia y diálogo y que ha condicionado en buena parte el futuro aval del Congreso a una prórroga del estado de alarma que deberá votarse la próxima semana para su ampliación hasta el 24 de mayo.

La foto de la desunión se produce unas horas después de que el presidente del Gobierno anunciara su plan para emprender la desescalada hacia lo que ha llamado la “nueva normalidad”. La crítica más arreciada tanto por parte de la derecha como de la izquierda se basa en la falta de comunicación con los partidos y por las medidas tomadas sin consenso.

Desde el PP, su presidente Pablo Casado ha vuelto a exhibir un tono duro contra Sánchez, ahondando aún más la brecha entre Gobierno y principal partido de la oposición, mientras que el presidente sigue haciendo un llamamiento a superar esta crisis unidos. “Lo primero que hay que hacer para salir de esta crisis es decir la verdad, y no lo está haciendo”, le espetó Casado a Sánchez. El líder de los populares acusó al presidente hasta en nueve veces de “mentir” cuando el presidente llama a pactar con la oposición medidas para la recuperación social y económica. "Miente cuando dice que quiere pactar con la oposición cuando se entera por la televisión de sus planes de desescalada y prórroga del estado de alarma. ¿Esa es la normalidad democrática que quiere acuñar?”, le espetó. “En política se puede hacer de todo, menos el ridículo. Usted siga haciéndolo, pero no me pida que lo hagamos con usted”, concluyó. El presidente del Gobierno, por su parte afeó que Casado “ocupe todo el tiempo en criticar el Gobierno sin estudiar lo que ya se ha puesto en marcha”, en alusión a la medida que solicitó sobre los transportistas y que llevaba 40 días en activo.

Desde Ciudadanos, su portavoz Edmundo Bal, incidió en las equivocaciones en la gestión del gobierno para afrotnar el coronavirus y reprochó que no llamara a la oposición para consensuar las medidas, como su presidenta Inés Arrimadas ha reclamado durante las últimas semanas. “Su plan no es serio ni seguro. Lo que ha creado usted es preocupación, mucha preocupación en las familias, en los autónomos", le reprochó y recordó que su mano tendida “no es un cheque en blanco”.

Desde Vox, su portavoz en la Comisión Constitucional, José María Sánchez, denunció los incumplimientos, -abusos según el partido- del Gobierno en la aplicación del estado de alarma. Tras preguntar en la sesión de control si el Gobierno reconoce haber abusado del estado de alarma, José María Sánchez le resumió todas las veces que se han excedido en los límites del estado de alarma "para limitar derechos que sólo admiten limitación en el estado de excepción”. “Abuso es que ese estado de alarma no requiera autorización de las Cortes mientras que el de excepción sí”. “Abuso es que ustedes no hayan aprobado ninguna de las 147 propuestas hechas en esta cámara para incorporar al decreto… bueno, una sí, del PNV sin contenido material”.

Los reproches sobre la transparencia y la falta de comunicación también llegaron desde ERC. Su portavoz, Gabriel Rufián en su pregunta sobre el plan de desconfinamiento con el que trabajan en Moncloa a la vicepresidenta cuarta del Gobierno, Teresa Ribera, aprovechó para criticar al Ejecutivo por la falta de diálogo y de transparencia en la gestión de la crisis sanitaria con aquellos que le apoyaron en la investidura. Y les ha avisado de que la falta de consenso por parte del presidente del Gobierno es la de entenderse con el bloque de la derecha. “La alternativa a no entenderse con nosotros es “es Torquemada Abascal y sus colegas”, le ha recriminado.

La ministra para la transición Ecológica y reto demográfico contestó que el presidente del Gobierno y ella misma ya explicaron ayer las líneas generales del nuevo plan de desescalada. A lo que un Gabriel Rufián muy crítico ha acusado al Gobierno de la falta de información durante la gestión de la crisis. " Ya vi la rueda de prensa. Es la única fuente de información que tenemos", ha señalado. En su intervención ha pedido al Ejecutivo que reflexione sobre sus pasos dados “si quieren mantener el espíritu de los 180 diputados de la moción de censura”. Le ha inquirido a la vicepresidenta por “cuánto les importa la legislatura” y, como en la última sesión de control al Gobierno, ha exigido al Gobierno ponerse a dialogar. “¿Son conscientes de cuál es la alternativa a no dialogar, a no entenderse con nosotros?”. “es Torquemada Abascal y sus colegas”, ha dicho.

Rufián se mostró crítico con las sucesivas prórrogas del estado de alarma, en las que su formación se ha abstenido y ha acusado al Gobierno que lleve 47 días “sin dialogar ni consensuar”. “Son 47 días sin competencias y enterándonos de las medidas por ruedas de prensa. Si nos hubiesen llamado les habríamos dicho que no tiene sentido o ir a cortarse el pelo antes de ir a ver a tu madre”. Terminen el estado de alarma, retornen las competencias a las comunidades, y sobre todo, dialoguen”, ha pedido.

Desde JxCAT también sumaron sus críticas sobre la forma en la que se ha elaborado el plan de la desescalada y reclamaron al presidente del Gobierno que comparezca en Pleno para rendir cuentas sobre el plan de transición hacia “la nueva normalidad".