Casado anuncia que el PP votará a favor de las conclusiones de Sanidad

El líder del PP critica a Sánchez su “pasillo de aplausos” y el presidente del Gobierno le afea su "inexistente aportación" al pacto europeo

Última sesión de control al Gobierno de este curso político. Un curso marcado por el azote del coronavirus y por la falta de unidad entre el Ejecutivo y el principal partido de la oposición. Esas distancias se han mantenido hoy también en el debate en el Pleno, horas antes de que se voten las conclusiones de la Comisión de Reconstrucción Social y Económica en el Congreso. En este sentido, el líder del PP, Pablo Casado, ha anunciado que su partido votará a favor del dictamen del grupo de trabajo sobre Sanidad y lo hará después de horas de arduas negociaciones.

Sin embargo, el tono que ha protagonizado el último cara a cara entre Pedro Sánchez y Pablo Casado no parece abonar este clima de acuerdo. A modo de balance, el presidente del Gobierno ha recordado la “irresponsabilidad” del PP durante los meses de la pandemia por no apoyar el estado de alarma, una “irresponsabilidad” que junto a “la de la ultraderecha” de Vox, se pudo “compensar” gracias a una mayoría parlamentaria que se esforzó para ello.

Sánchez ha reivindicado el pacto por la recuperación conseguido en Bruselas en el Consejo Europeo y ha lamentado que, escuchando las interpelaciones de Casado en las últimas semanas, el líder del PP no ha hecho “nada para arrimar el hombro”. La conclusión del presidente es que durante estos días el “trabajo ha sido extenuante, el acuerdo ha sido extraordinario y su aportación ha sido inexistente”, ha señalado el jefe del Ejecutivo, que ha animado al líder de la oposición a “reflexionar” durante el trabajo hecho en este periodo de sesiones y, en el futuro, abandonar “la bronca y la provocación”.

Por su parte, Casado pidió a Sánchez “un poco más de humildad, que no hacen falta que le haga la rumba con los suyos para salvar la situación”. El líder del PP le exigió que aplique la legislación en vigor para evitar los rebrotes y un plan nacional de reformas. Afortunadamente, dijo, “Europa ha venido a nuestra ayuda” y le reprochó haber sido “el convidado de piedra”, aplicando la “escucha pasiva” mientras tres mujeres han batallado por la ayuda española “Merkel, Von der Leyen y Lagarde”.

Le criticó por presumir de que traería un billón y medio sin condiciones y ha regresado con un programa de rescate en toda regla y con un tercio de la piel del oso, al tiempo que “se monta un pasillo de aplausos”. Aun así, le dijo celebran la ayuda conseguida porque es una “enmienda a la totalidad a su gobierno de Podemos, Bildu y separatistas”. Ahora “tendrá que elegir entre cumplir con Europa o con sus socios, cumplir con la reforma laboral o con sus viernes electoralistas”. Y le adelantó que votarán a favor de la comisión de reconstrucción en materia de Sanidad y de Justicia. Finalmente le pidió a Sánchez que “cumpla con los españoles ya que Europa ha cumplido. Hágalo por una vez”, le espetó.