García-Margallo: «No es normal que la ministra se entere por la prensa de la cuarentena»

Considera «desproporcionada» la medida decretada por Reino Unido y señala que lo que «ha fallado es la comunicación previa que se supone entre países amigos»

José Manuel García-Margallo
José Manuel García-Margallo FOTO: Cristina Bejarano La Razón

Desde su escaño en el Parlamento Europeo, el ex ministro de Exteriores Margallo tiene una perspectiva inmejorable de los escollos a los que se enfrente nuestra política exterior.

¿Le parece proporcionada la decisión británica de imponer una cuarentena a los viajeros que vuelvan de España?

Me parece bastante desproporcionada. Sobre todo generalizar la medida cuando en comunidades como por ejemplo la valenciana el índice de contagios es inferior al que existe en Reino Unido. Tampoco veo mucho sentido a que el Gobierno esté negociando un corredor para Canarias y Baleares cuando, insisto, comunidades como Valencia tienen una situación epidemiológica estable.

¿Cual cree que será el resultado de las negociaciones?

Es difícil anticipar cuál va a ser el resultado de esas negociaciones. Todo esto ha empezado con mal pie. Lo normal es que antes de que se hubiera creado toda esta situación se hubiera comunicado a España. Entonces se hubieran podido tomar medidas antes de llegar a una solución tan drástica como la que han tomado. Lo que aquí ha fallado es la comunicación previa que se supone entre países aliados y amigos. No es normal que la ministra de Exteriores se entere por la prensa.

¿Qué percepción hay en Europa del desempeño de España en general y del Gobierno en particular durante la crisis de la covid?

Los informes que han circulado en el Parlamento Europeo y los datos objetivos dicen que la gestión no ha sido brillante. Recuerdo una tabla en la que estaban todos los países de la UE, los 28 porque aun estaba Reino Unido. Con la manera peculiar de contar los muertos del Gobierno, es decir con 28.000 en vez de 44.000, éramos los segundos solo por detrás de Bélgica en cuanto al número de fallecidos por 100.000 habitantes. Teniendo en cuenta las correcciones que se establecieron después de las cifras del Instituto Nacional de Estadística y de la Universidad Carlos III hubiésemos sido el país con más fallecidos y con más sanitarios infectados por 100.000 habitantes disfrutando además una renta muy superior a otros países que han tenido un desempeño mejor como Portugal, Grecia, Bulgaria, etc. Esto no es un problema de ideología, es un problema de gestión, salvo casos muy extremos como el de Bolsonaro o Trump. Esto no es un problema de ser de izquierdas o de derechas sino de si administras bien o mal.

¿Son los millones que España recibirá del Fondo de Recuperación un rescate encubierto?

Yo nunca he creído en la magia negra de las palabras. Nosotros cuando gobernábamos también nos vimos enredados cuando pedidos una ayuda económica desde Europa para salvar al sector financiero que fue de 40.000 millones. Es verdad que no fue un rescate total como fue el de Grecia, Portugal, Irlanda o Chipre; casos en los que se suponía un programa de ajuste total. Pero fue una ayuda que nos dieron en Europa porque no nos la daban en el mercado y esto va sujeto a unas determinadas condiciones. Debemos ser muy precisos con las palabras. Ni el plan de reconstrucción nacional es el Pacto de la Moncloa ni el pacto de reconstrucción europeo es el Plan Marshall. El dinero no va a venir de fuera sino, de una manera o de otra, por los propios estados Y cuando te rascas el bolsillo quieres asegurarte de que se gasta bien. Como cuando vas a un banco y quieren que te lo gastes en cosas sensatas. Es decir para que esto no sea un nuevo Plan E para hacer saunas en los ayuntamientos o fuentes con chorrito en la plaza del pueblo.

¿Qué valoración le merece la estrategia del Gobierno para reactivar la economía tras la pandemia? ¿Que más debería hacerse?

Europa quiere asegurarse de que tenemos una economía lo suficientemente productiva y unas finanzas lo suficientemente saneadas como para honrar los compromisos. Nos van a exigir unos planes de ajuste a la larga muy importantes. Son 140.000 millones pero hay que descontar las aportaciones que España hará al presupuesto. Solo 70.000 tienen forma de subvenciones a fondo perdido y el resto son prestamos. El dinero que nos va a venir de Europa no es ni la décima parte de lo que necesitamos. Vamos a tener que ir a por el dinero al mercado y no hay liquidez en el mercado para toda esa deuda, por tanto van a tener que empezar a seleccionar. Si no hacemos bien los deberes se nos puede disparar la prima de riesgo. Esto no es maná. Es un préstamo que hay que devolver.

¿Por qué es tan grave la entrevista entre Picardo y González Laya?

Es una torpeza que destapa el plan oculto del Gobierno de Sánchez sobre Gibraltar. No han querido apoyar el Brexit para poner encima de la mesa la cosoberanía. Están dispuestos a permitir que sigan existiendo unas Islas Caimán en la frontera sur. La izquierda en España está amparando esto. ¿Qué le pasa a la izquierda que siempre que España tiene un conflicto con un país se ponen de parte de ese país?

¿Cree que existe un peligro real de que el Gobierno saque de la lista de paraísos fiscales a la colonia británica?

Absolutamente. Toda esta operación está hecha para esto. Gibraltar es un paradigma de los que es un paraíso fiscal y la paradoja está en que van a conseguir que España canonice y beatifique su situación cuando más fácil lo teníamos por el Brexit.