La tormenta perfecta

El Gobierno del PP estableció el denominado «Objetivo 2020»; es decir, conseguir 20 millones de personas trabajando en el actual año 2020. Así, remontando la grave crisis que dejó en herencia en 2011 el anterior Gobierno socialista, acometimos las rigurosas y obligadas políticas de ajuste económico y social para evitar el amenazador rescate por los conocidos como «hombres de negro» de la UE. Como frutos sazonados del sacrificio y el esfuerzo que aquellas políticas exigieron a los españoles, al correlativo crecimiento de la economía, acompañó la reducción de la serie histórica del déficit público y del paro. Con este ciclo de bonanza económica, el Gobierno pudo proponer a los españoles en 2016 el ambicioso «Objetivo 2020». Además, conseguir esta cifra de población activa ocupada de 20 millones de personas, era un objetivo histórico para nuestro país, que llegó a considerar que nuestro sistema económico estaba estructuralmente condenado a convivir con tasas de paro cercanas al 20%.

Cuando la moción de censura aupó a Sánchez al Gobierno en 2018, la economía estaba encauzada fuera del túnel oscuro de la crisis heredada, y ahora volvemos a retroceder a niveles que creíamos ya desarraigados de nosotros. Es cierto que la pandemia es una fuerza mayor sobrevenida, pero la padecemos todos los países del mundo, y España –por desgracia– lidera la mala gestión. El FMI acaba de anunciar que, entre las economías más desarrolladas, somos la que mayor caída va a tener a nivel mundial. El peor Gobierno en el peor momento. La tormenta perfecta.