La Policía detiene en Marbella a un destacado miembro del cártel de Cali que blanqueaba el dinero en criptomonedas

De origen holandés, se había escondido en la localidad malagueña donde llevaba una vida de lujo

Agentes de la Policía Nacional, en una operación conjunta con la Policía de Países bajos que ha contado con la colaboración de la Agencia Tributaria, han detenido en Málaga a un histórico miembro del cártel de Cali que, durante mucho tiempo, fue socio del número uno en la lista de objetivos de INTERPOL.

Se trata de un destacado narcotraficante holandés, de origen colombiano, al que se le atribuye blanquear capitales a gran escala; podría haber movido más de 6.000.000 de euros en criptomonedas, en dinero procedente del tráfico de drogas.

La investigación se inició en 2018 cuando se tuvo conocimiento de la existencia de un grupo criminal, asentado en la provincia de Málaga, relacionado con históricas figuras del narcotráfico ubicadas en diferentes países europeos. Tras varias gestiones se pudo averiguar que uno de los responsables de la red, que durante muchos años había actuado como representante en Europa del cártel de Cali, principalmente en Reino Unido y Países Bajos, se había asentado en Marbella durante el verano. Huía de la presión policial en su anterior residencia en Países Bajos. A partir de este momento, se inició una operación conjunta entre las autoridades policiales de ambos países.

En el transcurso de la investigación, las autoridades neerlandesas detectaron que la actividad ilícita del detenido se había transformado, ya que había pasado de ser intermediario directo en operaciones de narcotráfico a realizar labores de blanqueo de capitales relacionadas con el tráfico de cocaína.

El detenido hacía uso de criptomonedas y había llegado a crear una empresa dedicada al comercio de las mismas. Las autoridades holandesas calcularon que podría haber movido más de 6.000.000 de euros a través de este tipo de divisas sin haberlas declarado a las autoridades fiscales neerlandesas.

Se averiguó que el investigado se había instalado en una vivienda de lujo de Marbella, desde donde controlaba todo su el entramado. Los agentes determinaron que ocultaba gran cantidad de dinero, tanto en efectivo como en criptomoneda en sus dos residencias, una de ellas situada en Delft, cerca de la ciudad holandesa de Róterdam, y la otra en Marbella.

Fruto de esta operación conjunta, se incautaron en España 85.000 euros en metálico, tres relojes de lujo (uno de ellos valorado en más de 17.000€ y otro en 8.000€), más de 15 tarjetas de crédito -algunas de ellas con acceso a cuentas de criptomoneda-, diversa documentación y varios ordenadores y teléfonos móviles desde los que operaba. Además, se ha embargado una cuenta bancaria y tres vehículos, uno de ellos de alta gama. En Países Bajos se intervinieron 170.000 dólares en criptomoneda y numeroso material documental e informático, incluyendo varias billeteras de criptomoneda cifrada.