Interior traslada a uno de los etarras que asesinó a la inspectora de Policía María José García en Zarauz

Asimismo, ha obtenido beneficios el que mató a un capitán de la Guardia Civil en Pamplona

La inspectora María José García, asesinada por ETA
La inspectora María José García, asesinada por ETAjmzins

El ministerio del Interior, como hace todas las semanas, ha procedido a conceder beneficios penitenciarios en modo de traslados a varios etarras, entre los que se encuentran dos con delitos de sangre. Los trasladados son los siguientes:

Ángel María Tellería Uriarte. Del Centro Penitenciario Madrid VII, Estremera, a la prisión de El Dueso, en Cantabria. Fue condenado en 2018 a 26 años por su participación en 1981 en el atentado que le costó la vida a la inspectora de Policía María José García Sánchez, en el curso de una acción antiterrorista en Zarauz en 1981 para atrapar al “comando Gohierri”. La inspectora participaba en el operativo antiterrorista junto con varios miembros de la Brigada Central de Información a la que pertenecía. Tenían localizada una vivienda en la urbanización Vista Alegre, donde supuestamente se escondían miembros de ETA. Su asesinato tuvo un fuerte impacto entre las Fuerzas de Seguridad que se mostraron “dolorosamente hartos” por lo que estaba ocurriendo con el terrorismo.

Jesús María Altable Echarte. Del Centro Penitenciario de Castellón I, al Centro Penitenciario de Soria. En el 2001 fue condenado a 27 años por su participación en el atentado cometido en Pamplona que acabó con la vida al capitán de la Guardia Civil José Luis Ollo Ochoa en 1984. Los etarras le colocaron en su automóvil una bomba con cuatro kilos de explosivo.

Jon Mirena San Pedro Blanco. Del Centro Penitenciario de Herrera de La Mancha, en Ciudad Real, al Centro Penitenciario de Dueñas-La Moraleja, en Palencia. Condenado a 50 años de cárcel por participar en un intento de atentado contra un policía que se produjo el 6 de junio de 1991 en Baracaldo (Vizcaya).

Jon Crespo Ortega. Del Centro Penitenciario Murcia II a la prisión de El Dueso, en Cantabria. En 2004 fue condenado a cinco años de prisión por delito de amenazas terroristas, por haber enviado el 17 de marzo de 2000 una carta amenazadora contra Ricardo Gutiérrez Solana, concejal del PP en Galdácano (Vizcaya) que fue distribuida entre todos los vecinos del edificio. En 2004 la Audiencia Nacional le condenó a cuatro años de prisión por incendiar el vehículo de un ertzaina en la misma localidad, en mayo de 2001.

Jon Echeverría Oyarbide. Del Centro Penitenciario de Castellón II, al Centro Penitenciario de El Dueso, en Cantabria. Condenado en 2019 a nueve años de prisión por un delito de depósito de armas y explosivos por la furgoneta de ETA interceptada en 2017 en Óbidos (Portugal). Ha cumplido tres años de condena del total de nueve a los que fue condenado.

José Carlos Apeztegía Jaca. Del Centro Penitenciario Ocaña I, en Toledo, a la prisión de Pamplona. Condenado en 2019 a la pena de cuatro años de prisión por un delito de integración en organización terrorista en relación a las actividades que estuvo haciendo para ETA mientras estaba cumpliendo condena. La primera vez que Apeztegia fue detenido, a principios de los noventa, también fue juzgado por un delito de pertenencia a ETA debido a su implicación en la red de extorsión de ETA y el cobro del llamado “impuesto revolucionario”.