Política

Torra aún se cree presidente y manda un “mensaje de Fin de Año” desde una farmacia

El expresident critica la “gestión mezquina” que el Ejecutivo de Sánchez ha hecho de la pandemia del coronavirus

El expresidente de la Generalitat Quim Torra.
El expresidente de la Generalitat Quim Torra.Servicio Ilustrado (Automático) EUROPA PRESS

El expresident Quim Torra parece no aceptar su inhabilitación y su delirio aún se ve gobernando la Generalitat. Por ello, como cualquier otro presidente autonómico no ha dudado en difundir un “mensaje de Fin de Año”, grabado desde una farmacia.

En la grabación, Torra lamenta la gestión que se ha hecho de la pandemia, al considerar que ha sido “interesada y a menudo mezquina”, y admite que en esta legislatura no se ha avanzado tanto como habría querido hacia la “república catalana”.

Torra, inhabilitado a finales de septiembre, no ha podido pronunciar el tradicional discurso de Fin de Año que cada 30 de diciembre por la noche ofrece el presidente catalán.

Pero como 131 presidente de la Generalitat, Torra ha difundido a través de redes sociales su propio mensaje de fin de año, grabado desde la antigua farmacia del Hospital de Santa Caterina de Girona.

En el mensaje, el expresident hace balance del 2020 y afirma: "Necesitamos los instrumentos y los recursos para encarar los desafíos que el futuro nos depare", además de "toda la soberanía posible para tomar las riendas del país y servir a la ciudadanía tal y como se merece".

Sobre la pandemia, dice vivir "con una tristeza íntima y profunda" la gestión "que se ha hecho, interesada y a menudo mezquina, de esta crisis" e invita a la ciudadanía "a extraer las lecciones aprendidas de este año 2020 para encarar un 2021 que pueda llegar a ser un salto hacia la libertad y la democracia plena".

"La pandemia ha dejado bien claro -apunta- que las competencias y los recursos de los que disponemos son tan limitados que no podemos responder a una amenaza como esta y defender a la ciudadanía como se merece".

Torra afirma también que, “sin haber hecho un uso político de la pandemia y de esta crisis”, se ve “absolutamente legitimado para extraer estas conclusiones ante un Gobierno” de Pedro Sánchez que “no ha dejado de hacer llamamientos a la unidad y a decir que el virus no entendía de fronteras ni de territorios”.

“No podemos hacer pactos con la muerte -puntualiza-, no podemos asumir como un pacto de tolerancia que haya unos intereses que pasen por delante de la vida de las personas, ni que un determinado número de vidas sea un precio que tenemos que estar dispuestos a pagar para vivir como lo hacíamos antes.”

Con respecto al ‘procés’, Torra reconoce: “La legislatura que ahora se termina no ha servido para avanzar como habríamos querido” en el objetivo de “hacer realidad la república independiente que los catalanes decidimos en el referéndum” unilateral del 1-O.

Advierte, sin embargo, que "ha sido la legislatura de la más gran represión vivida desde el franquismo" y que, tres años después, hay "presos políticos, exiliados, y más de 2.800 represaliados en procesos judiciales y violencia de Estado".

“Ya somos tres los presidentes que hemos sido procesados y condenados por la defensa de los principios democráticos más elementales”, señala Torra, y opina que en su caso, “ha quedado bien demostrada la intolerancia del Reino de España ante los derechos civiles y la libertad de expresión”.

El expresident pide que “ante el retroceso moral y político en el Estado” los catalanes respondan a estas preguntas y sean consecuentes con las respuestas: “O Reino de España o República Catalana. O monarquía o democracia. O represión y corrupción, o libertad y justicia”.

Según Torra, nada tiene valor “si no se hace pensando en las personas”, porque “no hay banderas, ni símbolos, ni himnos que signifiquen nada, si no son un señal de bienestar y progreso humano”.