La Audiencia no sentará en el banquillo a Villarejo hasta el próximo diciembre

El tribunal ratifica la libertad del excomisario por tres de las investigaciones y constata que en la previsión más optimista el primer juicio no empezará antes de noviembre

Villarejo, el pasado enero durante el juicio por calumnias al exdirector del CNI Félix Sanz Roldán, del que resultó absuelto
Villarejo, el pasado enero durante el juicio por calumnias al exdirector del CNI Félix Sanz Roldán, del que resultó absueltoEFE

La Audiencia Nacional no sentará en el banquillo a José Manuel Villarejo hasta el próximo diciembre, cuando ya haya expirado el plazo máximo de cuatro años en prisión provisional del ex comisario. La Sección Cuarta de lo Penal ha ratificado en un auto su decisión de dejar en libertad al comisario jubilado respecto a las tres de las piezas por las que está siendo investigado, “Iron”, “Land” y “Pintor”, lo que por ahora no supondrá su salida de la cárcel porque está privado de libertad en el resto de las tramas del “caso Tándem”, que mantiene en prisión provisional al ex mando policial desde noviembre de 2017.

Los magistrados rechazan el recurso de la Fiscalía argumentando que en ninguna de estas piezas se acusa a Villarejo de los delitos más graves -organización criminal y blanqueo- que sí se le imputan en otras, y hace hincapié en que la libertad provisional no puede materializarse porque el excomisario se encuentra en prisión por el resto de las piezas.

Pero lo que peor ha sentado al tribunal es que la Fiscalía le reproche que al acordar la medida de libertad en esas tres piezas se retrasará el juicio (en el calendario de señalamientos siempre tienen preferencia las causas con preso para no superar el plazo máximo de prisión preventiva). Los magistrados replican a Anticorrupción que “lo que no puede pretenderse” es “marcar la agenda de señalamientos de la Sala” al desconocer “por completo” la lista de causas pendientes y la disposición de salas de vista para celebrar los juicios, a lo que hay que añadir la relación de juicios pendientes “que debieron ser suspendidos el pasado año por razón de la pandemia”.

De ahí que, precisa, dado el número de causas con preso aún pendientes el juicio por esas tres primeras líneas de investigación del “caso Villarejo” podría haber comenzado, como muy pronto, a finales de octubre o noviembre de este año. Finalmente, según ha acordado la Sala, no será hasta el 13 de diciembre cuando comience el primer juicio al comisario jubilado por el “caso Tándem”

“Imposible” una sentencia antes de noviembre

Con estas premisas, admite, “resultaba ciertamente imposible y poco probable” que la sentencia se conociese antes del próximo 3 de noviembre, cuando vence el plazo máximo de cuatro años de prisión provisional y Villarejo deberá quedar en libertad si no ha sido condenado en firme (ha sido absuelto de calumnias al exdirector del CNI Félix Sanz Roldán, aunque la sentencia está recurrida).

Los magistrados se quejan de que la Fiscalía haya pretendido así “trasladar dicha carga procesal” a la Sala, lo que consideran “incomprensible”. Y dado que se ha constatado la imposibilidad de comenzar el juicio antes de esa fecha, recalca la Audiencia, mantener la medida de prisión para Villarejo en estos tres procedimientos supondría más un “cumplimiento anticipado de la pena”, una finalidad punitiva “proscrita en nuestro ordenamiento” que vulneraría su derecho a la presunción de inocencia.

La Fiscalía sustentó su recurso en que las numerosas piezas (más de una treintena) del “caso Tándem” constituyen un “procedimiento único”, se quejó de la que la libertad no se motivó suficientemente y señaló que al tratarse del único acusado en prisión se modificaba “de modo arbitrario” la consideración del procedimiento como causa preferente a la hora de señalar las fechas del juicio.

Peticiones de condena de entre 14 y 58 años

Las tres primeras piezas del “caso Tándem” que sentarán en el banquillo a Villarejo -que la Audiencia acordó aglutinar en un mismo juicio- se centran en los supuestos trabajos de espionaje realizados por Villarejo a un despacho de abogados, en los que llevó a cabo respecto a la situación patrimonial de los herederos del promotor de la urbanización de lujo La Finca en el marco de una disputa familiar por su herencia, y en el que tuvo por objetivo a un exsocio de los hermanos Juan y Fernando Muñoz Tamara, marido y cuñado de la periodista Ana Rosa Quintana. La Fiscalía reclama condenas de 57 años, 38 y diez meses y 14 años de prisión para el comisario jubilado, respectivamente, por delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y tráfico de influencias, entre otros.

La Sala entiende que “bajo ningún concepto” puede pretenderse “una proyección expansiva de la gravedad de las conductas” que se persiguen en la causa principal al resto de las piezas, “y menos aún a los efectos del mantenimiento de una situación de prisión provisional”. Y aunque admite que en la resolución recurrida no se analizó “el riesgo de fuga ni la posibilidad de reiteración delictiva”, señala que resulta innecesario, pues “es público y notorio” que Villarejo seguirá en prisión por el resto de las piezas. “De ahí que tampoco se hayan impuesto otras medidas alternativas (como la obligación de comparecer en el juzgado o la retirada del pasaporte, por ejemplo) “por considerarlas innecesarias”.

Además, recuerda que la proximidad del juicio oral (que jurisprudencialmente se considera que aumenta el riesgo de sustracción a la acción de la Justicia) “no es tal” y hace hincapié en que todo caso la posibilidad de huida “no puede efectivamente materializarse al encontrarse en prisión”.

Para el tribunal, aunque los escritos de acusación obedecen a una causa común “lo cierto es que responden a hechos diferentes que dan lugar a las más variopintas calificaciones jurídicas con relevancia penal que afectan a muchos sujetos que no tienen relación entre sí, aunque provengan de un mismo hilo conductor”, con independencia que la presencia de Villarejo “sea común a todas”.

Los magistrados recuerdan, además, la diferente situación administrativa de Villarejo en estas tres piezas, pues durante los hechos que se juzgarán en dos de ellas aún era funcionario policial, mientras que en otra ya era comisario jubilado. De ahí que, insiste, “no puede pretenderse que se dé un tratamiento jurídico procesal unitario a cada una y a la totalidad de las piezas separadas”.