La Audiencia mantiene en prisión a Villarejo por riesgo de fuga

El tribunal no ve riesgos para su salud por la pandemia y ratifica que existen indicios suficientes para llevar a juicio tres investigaciones del “caso Tándem”

El ex comisario José Manuel Villarejo, en la imagen, está en prisión provisional por el "caso Tándem" desde noviembre de 2017agenciasLa Razón

José Manuel Villarejo seguirá en prisión provisional por riesgo de fuga y por la gravedad de las posibles condenas a las que se enfrenta, que superan en algún caso los 50 años de prisión. Así lo ha acordado la Audiencia Nacional en una resolución en la que los magistrados justifican su decisión en el acceso que tiene el ex comisario (en la cárcel desde noviembre de 2017) “a documentos de identidad falsos que le facilitarían la huida de la justicia española en caso de querer hacerlo” y en sus “conexiones personales e intereses económicos en otros países donde podría refugiarse”, un peligro que se incrementa ahora -añaden- “por las elevadísimas penas” que piden para él las acusaciones y la proximidad de la celebración del juicio.

Y es que, precisamente, la propia Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado en una batería de resoluciones los recursos interpuestos tanto por Villarejo como por varios investigados, contra la decisión del instructor de llevar a juicio tres de las piezas del “caso Tándem” -“Iron”, “Land” y “Pintor”, al confirmar los indicios existentes contra los imputados.

Se trata de los supuestos trabajos de espionaje realizados por Villarejo a un despacho de abogados, sobre la situación patrimonial de los herederos del promotor de la urbanización de lujo La Finca en el marco de una disputa familiar por su herencia, y a un ex socio de los hermanos Juan y Fernando Muñoz Tamara, marido y cuñado de la periodista Ana Rosa Quintana. La Fiscalía reclama condenas de 57 años, 38 y diez meses y 14 años de prisión para el comisario jubilado, respectivamente, por delitos de cohecho, descubrimiento y revelación de secretos y tráfico de influencias, entre otros.

Villarejo había esgrimido también entre sus argumentos para recuperar la libertad una supuesta vulneración del derecho a la vida e integridad física y a la protección a la salud por el riesgo de contraer el coronavirus en el centro penitenciario de Estremera (Madrid). Pero la Sala -que recuerda que la pandemia “afecta a todos los ciudadanos”- considera que “está siendo debidamente atendido y tratado en prisión de sus dolencias físicas”, siendo sometido “a un control médico permanente que garantiza, en caso de ser necesario, adoptar cualquier medida que su salud requiera”.

Los servicios sanitarios de la prisión, recuerda el tribunal, han informado de que el estado del comisario jubilado “es bueno” y dispone “de una celda individual de doce metros cuadrados donde puede realizar sus ejercicios de rehabilitación de cadera”, recalcando que en el centro penitenciario “se observan todos los protocolos sanitarios establecidos por las autoridades ante la situación de pandemia”.

La defensa de Villarejo propuso que se acordara su libertad provisional con diferentes medidas cautelares o “con la instalación de mecanismo de control telemático para su localización permanente en su domicilio”.